Conéctate con nosotros

Opinión

Circo de cuatro pistas sin clima, sin luz, ni esperanza

Circo de cuatro pistas sin clima, sin luz, ni esperanza

El mayor avance energético que México había tenido después de la expropiación petrolera de 1938, fue cuando en 2014, el Congreso de la Unión aprobó la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto. El mexiquense acabó entonces con el monopolio de Pemex.

La paraestatal Petróleos Mexicanos fue durante años, la caja chica del gobierno y el avance energético desde el legislativo, inyectaría competitividad a la nación para el tema de los hidrocarburos y las energías limpias.

Entonces, y en una jugada de reversa y a exigencia del presidente de la República, sus aliados en la Cámara de Diputados aprobaron la nueva Ley de Hidrocarburos.

Esta decisión, provocará un freno  en la inversión, encarecerá y escaseará  las gasolinas, y por consiguiente elevará el costo de los productos por lo difícil que será sustentar la línea de proveduria.

No queremos decir con esto que México se acerca a las políticas públicas petroleras de Venezuela como señala un amplio sector, pero eso sí, robustece el control de Pemex y abre la posibilidad de una moderna y dictatorial “expropiación petrolera”.

“Es imperativo el fortalecimiento de las empresas productivas del Estado mexicano como garantes de la seguridad”, se lee en el texto que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados, escrito que entre líneas quiere decir: la oportunidad del obradorismo para suspender permisos a las compañías privadas nacionales y extranjeras, parados en esa doble moral llamada “soberanía”.

Ya había dicho días antes Roberto Díaz de León, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (ONEXPO), que está contrarreforma anticonstitucional propuesta (hoy aprobada), del presidente López Obrador, va simplemente en contra de los mexicanos.

Mientras tanto, el circo de cuatro  pistas autodenominado Cuarta Transformación ofrece espectáculos diversos de distracción como el escándalo del caso Salgado Macedonio, la extradición o no del exgobernador tamaulipeco Eugenio Hernández Flores, el intento de desafuero contra el gobernador panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, así como el caótico proceso de vacunación… Triste la realidad de nuestro amado pais.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Principales

Más en Opinión