Conéctate con nosotros

Opinión

Un caos la vacunación

Un caos la vacunación


No estamos en el periodo neoliberal, tampoco vamos de salida, nos encontramos a la mitad del obradorismo y desafortunadamente el proceso de vacunación contra el Coronavirus ha sido todo un desastre; no llegamos ni a los 25 millones de inmunizados en todo el país.

Perdón que lo diga así, pero no hay otra manera de contarlo. Cientos de familias en México, pero en particular de Tamaulipas, tuvieron que esperar hasta las 2 de la mañana del martes para que sus adultos mayores recibieran la vacuna en una jornada que comenzó el lunes 12 a las 9 horas.

La tercera semana de abril que comprende del 11 al 17, se convirtió en lo más crudo e inhumano del conflicto entre el gobierno centralista y los vientos de cambio que soplan en Tamaulipas. Un descontento político tiene envuelto en el caos los centros de vacunación activados en Tampico y Ciudad Madero, en la costa sur del estado fronterizo.

El lunes los siervos de la nación culparon a los desesperados y angustiados abuelitos por presentarse a recibir el fármaco sin los requisitos, motivo por el cual  se perdió  mucho tiempo explicándoles que debieron respetar los lineamientos marcados por la autoridad sanitaria; no es rebeldía de las personas de la tercera edad, es miedo a morir ante la politización de un derecho universal, el acceso a la salud.

El martes cuando parecía que todo iba a estar bajo control después de una larga jornada, la situación fue peor, el gobierno federal eligió simplemente suspender la vacunación a las 18 horas del día, el sol ya calaba menos, pero ya sea a pie o en el coche se siente feo y fuerte el calorón; para esto de pausar la aplicación de la vacuna si se encontró la coordinación de los municipios pues simplemente frenaron el proceso de vacunación y entonces las inmediaciones de los centros de vacunación se convirtieron en áreas de camping. Tanto en el Centro de Convenciones de Tampico, como la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Unidad Deportiva e Instituto Tecnológico de Ciudad Madero; hay gente durmiendo en los coches y banquetas.

A todo alrededor de los centros de vacunación, hay largas filas de autos con jefes de familia dispuestos a pasar la noche para que a las primeras horas del miércoles comience a darse la circulación y el flujo de vacunas para bien de los adultos mayores.

Todo ha sido un caos, una locura que acumula al estrés social que causa el Coronavirus.

Vamos a esperar cómo transita la vacunación en el sur de Tamaulipas durante este miércoles, por lo pronto, al paso que vamos en México con todo este desorden en el Plan Nacional de Vacunación, los médicos particulares van a terminar siendo inmunizados en otro país y hasta en una de esas por algún doctor cubano importado por la cuarta transformación.

Brozo, simplemente le atinó

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

1 Comentario

1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Principales

Más en Opinión