Conéctate con nosotros
@dect1608

Por primera vez en la historia, Tamaulipas será representado en un certamen nacional de baristas celebrado por la Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad (AMCCE). Un lugar donde se sabe el gusto de preparar y gozar el café perfecto.

Jenny Borrego Alamilla, es la mejor Barista de Tamaulipas y nos explicó un poco sobre esta nueva profesión hipster que va más allá de servir o preparar un buen café; se trata de una conexión entre ella y su molino -herramienta esencial- que le permite llevar a la mesa, ese café con aroma y suculento sabor capaz de desenchufarte de la rutina diaria.
El ritual del barismo y el goce de preparar el café que por excelencia debe ser caliente, pasa por la selección del grano en el cafetal, sus mezclas y hasta la música que ambienta la cafetería gourmet donde se disfruta.
Jennifer Borrego Alamilla, una joven tampiqueña que por cuestiones de la vida tuvo que dejar de estudiar un año para dedicarse a trabajar, encontró una oportunidad en la cafetería Degas de la cuidad de Tampico en donde conoció el arte latte y fue como decidió incursionar en la industria cafetalera que la dejo asombrada y ahora, forma parte de su proyecto de vida al fijarse la meta de convertirse en la mejor barista de México para representar al país en certámenes internacionales.
FullSizeRender
El concurso de baristas donde participan los mejores 40 de la nación, se estará celebrando del 1 al 3 de septiembre en el World Trade Center de la cuidad de México, allí estará Jenny, una chica 100 por ciento alegre y musical que ya tiene lista para su rutina de competencia el playlist (también bastante hipster, según comentó) mientras que su mandil, será personalizado con tonos alegres y figuras huastecas; pero sobre todo, luego de una minuciosa y exigente degustación… Jenny, ya decidió la mezcla perfecta para conquistar a los jueces que degustarán un espresso, resultado de diversos granos provenientes del estado de Guerrero y Veracruz; café que con el tostado y molido perfecto, emitirán sabores cítricos; luego darán un toque de sabor a miel con pimienta rosa y el retrogusto llegará al excitante sabor chocolate.
Pero no todo serán espressos gourmet perfectamente balanceados en acides y dulzura; de la misma forma, deberá preparar otros cuatro capuchinos que deberán quedar al punto, con la intención de que destaquen los sabores a vainilla, mantequilla, coco y canela con los que conquistará a sus jueces.
Hoy lo que todo comenzó como un hobby hace tres años, se convirtió en un estilo de vida que es completamente desconocido en Tamaulipas, una entidad donde se consume mucho café, pero se sabe poco o nada de lo que es y representa un barista; Tamaulipas una entidad donde la guerra del narcotrafico y el sicariato llegan a ser la ilusión de muchos niños y jóvenes, quienes lejos de fijarse metas productivas en la vida, optan por seguir el camino de un régimen altamente lucrativo, pero bastante arriesgado en donde tienen como lapso de vida no más de cinco años, hoy les llaman sicarios desechables.
¡Por cierto! El amigo inseparable de Jenny, es un molino de café  Mahlkönig con el que tiene una conexión única, algo así como el amor perfecto. Viaja con él, son inseparables, es su máxima herramienta de trabajo; su mejor amigo y su cómplice con tiene una romántica y óptima relación, en otras palabras como el vínculo entre el piloto y su auto de carreras; con la diferencia que Jenny con su sonrisa y el café, podrían conquistar al piloto y ganar la carrera.
¡Salú! Por esta naciente profesión internacional que ya llegó a Tamaulipas para enseñarnos un poco más de la industria del café y toda la magia que hay detrás de esa barra dónde está Jenny, la veinteañera que nos recomienda siempre tomar un café caliente, perfecto en altura, consistencia, aroma y esencia para alegrar un nuevo día.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión