Conéctate con nosotros

@dect1608

El gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, anduvo muy campante por la cuidad ganadera de Aldama, donde los ranchos siguen en poder de criminales, y hace poco más de un año, por los cobro de piso, de forma definitiva se cerró el rastro Tipo Inspección Federal (TIF) que estaba en esa ciudad. Aquí los ganaderos viven entre el plomo y los secuestros.

San Egidio, regresó a esa maltratada ciudad para hacer entrega de más de 40 millones de pesos en incentivos para el campo y mejora en la calidad genética del ganado tamaulipeco. Entre los apoyos que hizo llegar el mandatario, destacaron equipos agrícolas, tractores, aspersoras de aguilones, arados, cultivadoras, fertilizadoras, rastras, remolques, proyectos de valor agregado pesqueros, acuícolas y sementales.

Por cierto también participó en la oferta de unos 30 ejemplares de las razas Brahman, Suiz-Bú, Simbrah, Beefmaster, Charoláis y Brangus Rojo.

Pero ha sido la guerra de las fuerzas federales contra los cárteles del golfo, zetas y noreste, la que tiene y mantiene a Tamaulipas «en coma»; mientras que la disputa de estos tres grupos delincuenciales por el poder territorial, el lucrativo secuestro, las extorsiones y el cobro de piso, sin dejar de lado el tráfico de personas, aumentan el éxodo de ganaderos y ciudadanos, a tal grado que hace poco más de un año el único rastro TIF que tenía la región sur  de la entidad, cerró definitivamente sus operaciones y dejo sin empleo a más de 200 personas.

Para que se de una idea de lo que vive por la zona de Aldama, apenas el viernes pasado; policías locales se enfrentaron a un grupo criminal que tenía en su poder el rancho «Las Hermanas», del ejido La Piedra de ese municipio.

La Secretaria de Seguridad Pública, confirmó el enfrentamiento entre elementos de la Policia Estatal Acreditable (PEA) y un grupo armado que tenían en su poder el rancho de donde pudieron escapar luego de un intenso tiroteo.

Tras revisar la propiedad que era utilizada como campo de adiestramiento y reclusión, las autoridades tamaulipecas encontraron: un arma larga, seis cargadores abastecidos, 54 cartuchos hábiles, una pechera tipo militar, una cuatrimoto y una granada de fragmentación, misma que le fue lanzada a los policías estatales, pero no se activó.

Esto es el Tamaulipas de hoy y hace seis años.

¡Pero que viva Tamaulipas!

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión