Conéctate con nosotros

Deportes

Con todo y deslave se realizó la quinta etapa de la carrera panamericana

Con todo y deslave se realizó la quinta etapa de la carrera panamericana

Después de recorrer cerca de 800 metros, la carrera panamericana vivió uno de sus días más exhaustivos al correr su quinta etapa de Aguascalientes a Durango, donde desde el primer trazo se mostró una carrera retadora.

En Río Chico, la niebla apareció para mandar un mensaje de alerta a los tripulantes, aunque fue donde más velocidad consiguieron.


El segundo tramo por recorrer debió ser El Palmito, sin embargo, un deslave comprometió el paso por este camino, ensuciando con lodo y rocas la pista, hecho que evitó que los motores se pusieran en marcha.

Los encargados del evento decidieron no jugar con la suerte y se canceló el tramo definitivamente, pasando al tradicional “Espinazo del Diablo.


El camino que une a Durango con Sinaloa fue tratado con respeto. En este trayecto, el pavimento se encontraba mojado y con mucha grava suelta, lo que ocasionó que los pilotos optarán por no llevar sus vehículos al cien por ciento y así evitarse un accidente con resultados fatales.


Al final del día, Ricardo Cordero y su navegante Marco Hernández fueron nuevamente los ganadores con una estupenda actuación: “Fue una etapa muy retadora. Había muchas hojas, muchas piedras y estaba muy resbaloso. Pero es lo más esperado de la carrera. Maravillosa”, declaró Cordero al término de la carrera.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Principales

Más en Deportes