Conéctate con nosotros

Los padres de familia, los maestros y los profesionales de la salud no reconocen la depresión infantil desde la primera vez en que se manifiesta, debido a que los niños y jóvenes por lo regular no expresan con claridad este sentimiento al no ser conscientes de lo que les sucede.

Un niño o un adolescente deprimido, al igual que un adulto, se siente triste, pierde interés en lo que antes disfrutaba y suele irritarse con facilidad, y las causas en general son las mismas: predisposición genética, reacción por alguna pérdida, estrés, traumas, entre otros, destacó la Secretaría de Salud.

No obstante, pueden existir otras causas que precipiten la aparición de esta condición como son situaciones de abuso, maltrato e intimidación por parte de los compañeros, rechazo social, problemas de salud no diagnosticados u otros sin identificar como dificultades de aprendizaje.

La dependencia recordó que las estadísticas mundiales indican que el suicidio es la tercera causa de muerte entre jóvenes de 10 a 24 años de edad.

Fuente: Infobae.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en CYEN