Conéctate con nosotros

@dect1608

Las buenas noticias del presidente Peña Nieto Enrique, no acaparan los espacios de los medios de comunicación como él quisiera. El sureste sigue incendiado y la guerra contra el narcotráfico alcanza más espacio en los informativos. Por cierto en Tamaulipas, se siguen dando con todo entre delincuentes y fuerzas de seguridad.

Oficialmente 4 civiles armados murieron, mientras que 9 integrantes del Grupo de Coordinación Tamaulipas, resultaron heridos (7 policías estatales y 2 soldados) tras registrase un nuevo enfrentamiento en el municipio de Miguel Alemán, cuando los presuntos pistoleros atacaron una camioneta de la Policía Estatal Acreditable (PEA) que terminó por incendiarse, resultando cinco policías con quemaduras y dos más fueron alcanzados por las balas de los delincuentes.

Esta  fue la primera situación de riesgo que obligó al alcalde Ramiro Cortes Barrera, exhortar vía redes sociales a la población para que no salieran y extremaran precauciones tras la balacera y persecución, registrada cerca de las 13 horas del jueves. En ese primer acto de guerra, no se reportaron bajas de los delincuentes, ni personas detenidas, ya que lograron darse a la fuga con rumbo al ejido Los Guerra y Arcabuz. Para entonces, a la hora de la comida, el comentario entre los tamaulipecos ya no eran las buenas noticias, si no el enfrentamiento en la región frontera del estado.

Pero mientras los estatales se defendieron como pudieron, a través de la radio frecuencia solicitaron apoyo a las fuerzas federales, siendo los soldados de la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA) quienes apoyaron a los policías locales y tras asegurar el perímetro, emprendieron la búsqueda de los agresores con quienes se toparon en una caseta de cobro de la carretera que lleva de Miguel Alemán hacia Camargo, allí los civiles abrieron fuego contra los del ejército, quienes al repelar la agresión mataron a cuatro criminales, pero dos de los efectivos federales quedaron heridos. Los occisos no han sido identificados y las camionetas en las que hicieron su travesura tenía un blindaje artesanal, en estas unidades que quedaron impactadas contra la caseta de cobro tenían en su interior un rifle Barret calibre 50 milímetros, granadas, armas largas, cargadores y cartuchos útiles de alto calibre, entre otros objetos… de dinero no se dijo nada.

En verdad a nadie nos gusta lo que sucede en Tamaulipas, pero bueno, las cosas no cambian y aun así Cabeza Vaca llegará y Egidio Torre, se salvará.

davidcastellanost@hotmail.com

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión