Connect with us

San José, Costa Rica.- Una mujer fue sentenciada a 60 años de prisión después de que se le encontrara culpable de haber asesinado a sus dos hijos, a quienes quemó en vida encerrándolos en su habitación y rociándolos con gasolina.

Se trata de la mujer de apellido Batista de 29 años de edad, quien la madrugada del 26 de abril en la localidad de San Francisco de Dos Ríos en San José, roció con gasolina a su hija de 10 años y a su hijo de 7, luego les prendió fuego a la habitación y los dejó ahí encerrados, sin prestar atención a los gritos de sus niños.

La mujer por su parte aseguró que estaba dormida en el sofá de la sala y que nunca percibió el olor a gasolina ni escuchó los gritos de sus hijos.

En la sentencia leída por los jueces, el tribunal probó que Batista acabó con la vida de sus hijos menores de edad y que para ello aplicó un mecanismo cruel mediante el uso de acelerantes en la habitación para que el fuego actuara más rápido.

El tribunal dijo que era una habitación pequeña y además un sitio donde los niños podían sentirse seguros, los niños sabían que su madre los había acostado a dormir y que ella estaba en el sitio.

También se comprobó que la mujer resguardó su vida y no abrió la puerta a los vecinos cuando llegaron a tocarle alertados por los gritos de los niños.

Batista fue sentenciada a 60 años de prisión, apenas 30 por cada uno de sus hijos, y se reduce a 650 debido a que la legislación costarricense marca que es el máximo tiempo que una persona puede permanecer en la cárcel.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Nal / Int