Connect with us

Por: Mario Rodríguez

* Congreso del Estado hace «extrañamiento» a Maki Ortiz.

*Alcaldes ponen sus barbas a remojar.

* Dos diputados del sur, en Mesa Directiva de Noviembre

La tormenta política que vive la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz, es un mensaje para aquellos que quieran gobernar al mas puro estilo de los virreyes priistas, aquellos que cuando el presidente de la república era de origen panista, prácticamente en su estado hacían lo que les venía en gana, sin tener que rendirle cuentas a nadie y por ende, incurrían en una serie de irregularidades al tener el control político de la entidad que gobernaban.

Y viene esto a colación, porque siendo Maki Ortiz una presidenta municipal de origen panista, con amistad cercana a Margarita Zavala y a Felipe Calderón, prácticamente le están armando un infiernito en Reynosa, una de las joyas de la corona que si bien quedó en poder del PAN, no es precisamente del grupo compacto que hoy gobierna.

En realidad eso sería lo de menos, si Maki se alineara, pero una serie de errores políticos y administrativos, han encendido los focos rojos apenas un mes después de haber tomado protesta como presidenta municipal, de la ciudad fronteriza que alguna vez gobernó en calidad de alcalde el hoy gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

A Doña Maki no le va a quedar de otra que gobernar como manda el código municipal, sin excederse, sin retar a quien no debe y sobre todo, sin incurrir en el desacato que a niveles políticos es un error garrafal que nadie puede darse el lujo de cometer, claro si es que quieren concluir el periodo de dos años para el que fueron electos, porque incluso en los casos que así lo ameriten, la figura del presidente sustituto siempre está presente para quien quiera desatender las recomendaciones del Legislativo.

Y le decía que esto es un llamado de atención al que deben alinearse aquellos que se sienten tejidos a mano, como si gobernaran una aldea donde nomás sus chicharrones truenan, no hay que olvidar que una de las bondades de la alternancia es precisamente otras formas de gobernar, pero ello no significa que cada quien haga lo que le venga en gana, pues son otros estilos y a un mes de haber comenzado el actual gobierno, ya se perfila que aquí no habrá espacio para rabietas ni pataleos.

Y mientras tanto en la sesión del Congreso del Estado, fueron electos dos diputados locales del sur para presidir la mesa directiva durante el mes de noviembre, se trata de Joaquín Hernández Correa, actual diputado local por el PAN, además de ser ex diputado federal por el PRD y ex alcalde de Ciudad Madero por el mismo partido del sol azteca.

El hijo de la Quina ha revivido en la política como el Ave Fénix y hoy está trabajando desde la máxima tribuna del Estado en calidad de suplente, mientras que el aguerrido diputado local panista por Altamira Ciro Hernández Arteaga, fue electo presidente.

Si a eso se le suma que en la repartición de comisiones del Congreso, Ciro quedó a cargo de la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información, en tanto que Joaco en la de Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado, es evidente que los vientos de cambio les han favorecido y ahora son piezas clave en el reparto de responsabilidades legislativas.

No será de extrañarse que en las próximas elecciones tanto Ciro como Joaco puedan aspirar a ser los candidatos a presidente municipal de Altamira y Ciudad Madero, respectivamente, claro siempre y cuando hayan desarrollado un buen trabajo como legisladores en sendas comisiones que encabezan.

Al menos, los que aparezcan en las boletas ya no serán los mismos de toda la vida.

Así las cosas…

Email: mario400@gmail.com

Twitter: @mariordz_h

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión