Conéctate con nosotros

Altamira, Tamaulipas.- Se trata de ciudadanos que hacen justicia por su propia mano cansados de que las autoridades policíacas no respondan cuando se les requiere, dijo el sacerdote Ángel Vargas de la parroquia de Santiago Apóstol de Altamira.

Aunque aclaró que no justifica la justicia en propia mano, lo comprende, ya que se trata de un hartazgo generalizado, que deja en evidencia que la estrategia de seguridad implementada en el municipio y en el estado no funciona.

“El gran problema del país es la impunidad y eso hace que muchas personas busquen siempre cometer ilícitos, sus razones tendrán a veces es la necesidad, a veces la maldad”, dijo al hablar sobre el tema de la inseguridad en la zona.

Padre Ángel Vargas

Padre Ángel Vargas

Dijo la situación de inseguridad  que se vive en este municipio ha ocasionado que sean los propios residentes quienes opten por hacer justicia por propia mano, hartos de la delincuencia.

“Entiendes muchas  actitudes que ha habido a últimas fechas desgraciadamente en la sociedad el linchamiento, la gente como toma la ley por sí mismo, no se justifica pero a veces se comprende porque llega el hartazgo y la desesperación  de ver que los cuerpos policiacos o las autoridades encargadas de esto hacen lo menos o lo  nada  por solucionar”, insistió.

Cabe hacer mención que la noche del lunes, varios sujetos robaron en la obra en construcción de la Casa de Formación Familiar ubicada en el Fraccionamiento Unidos Avanzamos, de donde se llevaron vigas de acero, siendo descubiertos por el vigilante a quien golpearon

Inició carrera en medios en 1996. Ha participado como reportero en medios impresos y electrónicos conductor de noticias en radio y televisión.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Sur de Tamaulipas