Connect with us

@dect1608

¿Qué pueden tener en común la FIL, el CISEN y Serapio Venegas? Ni más, ni menos que el interés de quien entregará el alma a la literatura, historia y la política nacional; me refiero al escritor, Manuel Alfonso de los Reyes Villarreal.

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), considerada como el escaparate literario más importante de habla hispana, inició este fin de semana con el reconocimiento al escritor catalán Enrique Vila-Matas; la FIL en su presente edición está dedicada al Reino Unido y espera la visita de unos 750 mil lectores y la presencia de casi 2 mil casas editoras entre nacionales e internacionales.

Jalisco como Tamaulipas y otras entidades de México, han siso aterrorizadas por el crimen organizado; pero Guadalajara, como Tampico y ciudad Madero al igual que otras ciudades del país, también tienen motivos suficientes para celebrar la tinta, papel y el talento de los escritores.

Por eso mismo a la par de la inauguración de la FIL 2015; en el sur de Tamaulipas, se presentó el libro póstumo del escritor e historiador tamaulipeco, Poncho de los Reyes Villarreal, obra dedicada al guanajuatense, Serapio Venegas Cortes.

Mientras en Tamaulipas se comenzó a vivir el segundo “boom petrolero” derivado de la ambiciosa Reforma Energética, impulsada por Enrique Peña Nieto, la familia del escritor y también periodista tamaulipeco, presentó la biografía del fundador del antiguo Sindicato Nacional de Petroleros, Serapio Venegas Cortes, “umbral, batallas, cumbre, derrumbe y muerte”, título de la obra dedicada al mexicano ilustre que fuera asesinado mientras se vivía en Tampico una interesante actividad de las compañías petroleas extranjeras en la década de los 30´s

Alfonso de los Reyes, luego de varios días en coma y a la espera de que Dios, le otorgará un milagro, murió en febrero de 2015, casi de la misma forma que su gran amigo, Juan Gabriel Limón Hernández a quien dedicó esta obra desde antes de partir; el señor Limón, en su vida profesional fue subdelegado del CISEN y antes de viajar a otra vida en diciembre de 2011, dedicó sus últimos años al análisis de la información política y social del Gobierno de Tamaulipas, tacto que no volvió a tener el mandato estatal desde su partida y por ende sufren a la fecha los tamaulipecos.

Alfonso de los Reyes, fue un hombre que abordó los temas de la historia política tamaulipeca en una veintena de libros que siempre llevaron y llevan al debate. En su última obra presentada y la primera tras su fallecimiento, De los Reyes Villarreal, aborda el activismo de Serapio Venegas, desde su lado como líder sindical y pilar de uno de los movimientos más trascendentes de la vida petrolera del país, así como el lado visceral de quien por no estar de acuerdo con la línea que trazaba el gobierno acabo con su vida.

En la modesta fiesta literaria tamaulipeca y en homenaje al escritor tamaulipeco, participaron, Julián Hernández García, ex corresponsal del periódico El Norte y el catedrático y cuentista, Hervey Torres Fonseca, dos jóvenes que encontraron las palabras exactas para describir al escritor en su faceta como amigo y a Poncho, al agudo literato, historiador y politólogo tamaulipeco.

davidcastellanost@hotmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión