Connect with us

Tampico Tamps.- Apenas unos minutos de que el gobernador Egidio Torre Cantú entregara su quinto informe de labores como jefe del ejecutivo tamaulipeco al Congreso de la Unión, instalado en sesión solemne, para tales efectos, en una de las áreas del Centro de Convenciones de Tampico, un hombre de edad avanzada sufrió un infarto este miércoles, poco después del mediodía, en el área exterior habilitada como sitio de acceso al inmueble principal, pero ya dentro del espacio que ocupa ese complejo.

El infartado, quien asistía como invitado a la ceremonia oficial y del que no se logró conocer la identidad debido a que llegó hasta ahí sin compañía alguna, cayó repentinamente al suelo y, al principio, otros hombres intentaron ayudarlo, pero al desconocer los procedimientos de emergencia que deben ser aplicados en casos como ese, sólo se limitaron a pedir que la gente se hiciera a un lado para permitir que le llegara el aire de manera más fluida, y si acaso lo movían, como para «despertarlo».

No fue sino hasta que llegó una persona de traje y corbata, de edad mediana y que se presentó como médico, que al caído realmente le comenzaron a asistir como se debe en dichos casos: el galeno le abrió la camisa, pidió despejar el área y, sin perder la calma, pero a toda prisa, empezó a intentar reanimarlo mediante compresiones continuas, firmes y a cierto ritmo, directamente en el pecho y con ambas manos, pidiendo, mientras lo hacía, que llamaran a una ambulancia.

Jaime Emilio Gutiérrez, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 5, con cabecera en Nuevo Laredo, es el profesional del área médica y funcionario público que se aprestó a brindar ayuda al anciano, que permaneció tendido en el suelo sin mostrar signos vitales durante poco menos de cinco minutos, hasta que lanzó un gemido y comenzó a moverse, lo que no hizo que quien lo asistía dejara de efectuar sus maniobras consistentes, explicaría después, en hacer, de forma manual, que el hombre ventilara con su ayuda para poder enviarle oxígeno al cerebro y que éste no dejase de funcionar.

«Es un infarto, una actividad rítmica sin pulso…», explicó el doctor Gutiérrez, cuya labor no paró hasta que los paramédicos de una ambulancia perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social se hicieron cargo de auxiliar al accidentado para llevarlo a la institución médica, pero sin  haber logrado que ellos, los socorristas, le colocaran al colapsado un implemento médico que les pedía el especialista para brindar respiración artificial al anciano mientras lo trasladaban.

Desafortunadamente a su ingreso al Hospital el anciano perdió la vida, siendo horas más tarde identificado como Lorenzo del Ángel Calles de 78 años de edad, quien tenía su domicilio en la calle Sor Juana Inés de la Cruz 902 de  la colonia Primavera.

 

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Sur de Tamaulipas