Conéctate con nosotros

Furgones eléctricos volverán a correr por el centro de Tampico si se concreta un proyecto regio

Tampico Tamps.- Con la vista fija en su dispositivo móvil, como es común ver a mucha gente hoy en día -imagen del mundo moderno-, estaba en la Plaza de Armas, una mañana de otoño, un hombre de edad ya muy madura, descendiente de tranviarios, cuando se le acercaron dos jóvenes que se presentaron ante él como ingenieros para preguntarle si era acaso aquel señor que aparecía en un artículo de internet sobre los antiguos furgones eléctricos que corrían todavía en los años setenta por las calles del centro de Tampico, y que trasladaban a la gente, desde ahí, hasta playa Miramar.

Aquella escena ocurrió apenas en la última semana del reciente octubre, y la pareja de profesionistas del relato eran, según lo explicaron a su interlocutor en ese momento, representantes de una empresa asociada a la operadora del «Metrorrey», el tren ligero que presta el servicio de transporte suburbano en la capital del vecino estado de Nuevo León, y se hallaban en esta ciudad y puerto, así lo menciona quien fue abordado por ellos, porque estudian la posibilidad de establecer aquí, nuevamente, el sistema de transportación colectiva y económica que quedó para la posteridad no sólo en la memoria de generaciones enteras de tampiqueños, sino también en el recuerdo de viajeros que llegaron a estar en Tampico durante aquellos años, y en numerosas postales y fotos de aquel pasado: el tranvía.

Y no se trata de ningún cuento: quien lo contó así a este reportero, en exclusiva, es un excatedrático de varias universidades locales, profesional de la ingeniería y especialista en la industria eléctrica cuyo padre y abuelo, como ya se refirió, fueron trabajadores de los tranvías incluso hasta la época en que desaparecieron.

Sin que quien ahora lo narra haya siquiera imaginado que obtendría tal primicia en forma de charla, cuando no estaba ni tratando de obtener información alguna, el interlocutor, de quien se reserva la identidad tanto por respeto como porque ya existe el compromiso de una confirmación posterior en entrevista formal, dijo que actualmente está en proceso todo un análisis de mercado e ingeniería urbana, así como jurídica, para reactivar la concesión que sigue vigente hasta por los próximos veinte años, pero que quedó en etapa de suspensión por la quiebra y cierre de la cooperativa que prestó el servicio tranviario en su período final, antes de que la huelga del sindicato al que pertenecían muchos de sus empleados lo acabara en 1974.

Lo que sí deja en claro es que, si se reactiva la concesión y la empresa regiomontana trae de regreso otra vez a las calles de Tampico, efectivamente, a los tranvías, deberá ser en apego estricto a la concesión que ya existe, lo que significaría respetar la ruta y arterias por las que originalmente y por décadas corrieron esos furgones desde que una compañía inglesa los trajo en la era del esplendor petrolero, al inicio del siglo pasado.

Por lo pronto, las cuadras de la calle Aduana que están siendo rediseñadas para su conversión en paseo turístico semi-peatonal, están sacando a la superficie varios tramos de los antiguos rieles por los que rodó el tranvía cuando llegó a pasar diariamente por ahí desde que lo arrastraban las mulas en la época porfiriana, y que habían quedado sepultados bajo capas de concreto con las que se reencarpetó, sucesivamente, dicha arteria.

Desde la redacción.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Hector Hugo Lara Hernández

    6 noviembre, 2015 at 11:50

    Una particularidad de los tranvías de Tampico es que compartían ciertos tramos con el ferrocarril en los patios de las diferentes refinerías y este ejemplo lo aplicaron en el Trolley de San Diego, California

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Sur de Tamaulipas