Connect with us

@dect1608

Elementos de la Gendarmería Nacional, adscritos a la zona costa de Tamaulipas, abatieron a un sospechoso, “un borracho que no hizo alto y le dispararon”, esas fueron las primeras versiones que surgieron en el lugar de los hechos la noche del sábado pasado. Pero después de varias horas, el parte informativo de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) comunicó que el conductor, traía consigo al menos unos 14 envoltorios con las características propias de la mariguana y que era perseguido desde la zona turística de la Playa de Miramar, pero al no atender el llamado de los gendarmes, estos accionaron sus armas dando muerte a José Miguel Ángel López de 31 años.

Los acompañantes del hoy occiso, aseguran que las fuerzas federales lo balacearon sin piedad, aun y cuando este no portaba un arma; el documento emitido por la autoridad, refiere que el conductor intentó embestir con su camioneta Cheyenne a los elementos de la Gendarmería, quienes en sus labores de proximidad, lo encontraron ofreciendo estupefacientes a los turistas de la Playa de Miramar y luego de ser sorprendido, intentó escapar y se abrió paso queriendo atropellar a los policías, por lo que iniciaron una persecución por el bulevar costero hasta terminar en la Puerta Uno de la Refinería “Francisco I. Madero”, donde los gendarmes en “defensa propia” le dispararon a los neumáticos y al ver que no se detenía, volvieron a activar su arma, finalmente el perseguido, se impactó contra otro coche, “Tras la colisión, el conductor descendió de la unidad y quedó boca abajo sobre el asfalto, debido a que presentaba una lesión en la espalda”, el comunicado no especifica, que tipo de lesión presentaba el presunto narco menudista que finalmente murió.

¿Cuál de ambas versiones será la cierta?

Mientras tanto, en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informaron que el hombre abatido, no tienen familiares directos en México, que todos residen en los Estados Unidos de Norteamérica.

Por cierto, labores de inteligencia de los Grupos de Coordinación de Tamaulipas y Veracruz, lograron desarticular ooootra banda de secuestradores que operaban en los límites de ambas entidades federativas. Capturaron a diez de delincuentes quienes han confesado haber matado y sepultado en una fosa séptica a algunas de sus víctimas, entre los detenidos se encuentran dos menores de edad, uno de 15 y otro de 17 años; tras el operativo que finalizó en Congregación Anáhuac, del municipio de Pueblo Viejo, al norte de Veracruz, también se liberaron a diez hombres adultos originarios de Estados como Tabasco, Chiapas y Veracruz, además de un ciudadano sudamericano.

Esta banda de secuestradores como muchas otras, operaba en las carreteras del norte de Veracruz y Tamaulipas, interceptaban a sus víctimas entre la Zona Metropolitana de Tampico, Tamaulipas y Pueblo Viejo.

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión