Connect with us

2207-campana cincuentenaria2Tampico Tamps.- Repica la réplica de la campana de Dolores (que hay en el palacio municipal de Tampico) cada 15 de septiembre por la noche, tal como lo hacen las campanas de otras partes del país y justo como lo ha estado haciendo esta reproducción desde que fue colocada y tocada por vez primera, a instancias del alcalde y por disposición presidencial, aquel día del «grito», en el año 1965.

Para conmemorar el inicio de la independencia de México, cada aniversario de aquél pasaje histórico, es tradición que los titulares del poder ejecutivo federal y de los estados, así como también los presidentes municipales, hagan sonar las campanas de sus respectivos palacios o casas de gobierno, ello para representar la supuesta escena en la que el llamado «padre de la patria», Miguel Hidalgo, convocó a la población de Dolores, Guanajuato, a alzarse en armas contra el virreinato español, lo cual hizo justamente recurriendo al campanario de la iglesia.

Tres décadas llevaba acaso de haber sido inaugurado el actual edificio de los poderes municipales cuando se trasladó hasta ahí la campana, donada por el entonces presidente de la república, Gustavo Díaz Ordaz, siendo alcalde Vicente Inguanzo Suárez, y principal gestor tanto como benefactor de su adquisición el señor Rodolfo Q. Peralta, según refiere la placa en bronce situada en el mismo balcón central del ayuntamiento porteño.

El próximo quince de septiembre dicho elemento de la casona gubernamental cumplirá, por tanto, medio siglo de haber sido tañido por primera ocasión, y considerando que sólo se realiza tal acción en esa única fecha del año, sería también la noche número cincuenta en la historia de Tampico que repique ante los asistentes a la principal celebración de las fiestas patrias.

La cincuentenaria campana de la ciudad y puerto, que luce espléndida por largo tiempo cada vez que se la somete a mantenimiento o restauración, no repicó, sin embargo, la noche previa al dieciséis de septiembre del año 2013: la mayoría de los tampiqueños aún recuerda que aquella vez una amenaza de huracán, cuyo pronóstico de impacto apuntaba a esta localidad, obligó a la ahora exalcaldesa Magdalena Peraza Guerra a suspender apuradamente la ceremonia y festejo, ello sin imaginar que el ciclón ni siquiera envió lluvia a estas tierras aquel día, por lo que justo una semana más tarde se efectuó el protocolo junto con la verbena popular y, por supuesto, el tañer y vítores acostumbrados desde el campanario.

Otra anécdota curiosa no tan antigua se dio durante la gestión del exalcalde Arturo Elizondo Naranjo, dado que uno de los tradicionales «gritos» de independencia que a él le tocó dar, fue realizado no desde el balcón principal del palacio municipal, sino en la terraza del antiguo edificio de correos, hasta donde fue trasladado el campanario completo, en ocasión del centenario del histórico inmueble situado frente a la otra plaza del primer cuadro citadino: la de La Libertad, libertad que conmemora precisamente, con su tañer anual, la campana de medio siglo con que cuenta esta ciudad.

2207-campana cincuenteraria3

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Sur de Tamaulipas