Connect with us

@dect1608

 

 

Por un lado, miles de muertos, secuestrados y desaparecidos; crisis económica y reformas transformadoras que no terminan de poner a México en movimiento y por el otro, dos cirugías ambulatorias que generan suspicacias en torno a la salud del presidente, Enrique Peña Nieto. Los anteriores son factores que tienen de algún modo desequilibrado al gobierno federal. México necesita resultados positivos pero quienes trabajan para Peña y los mismos gobiernos locales priistas se niegan en facilitarle las cosas.

 

Mientras tanto, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (IPTD) por sus siglas en inglés, ha jugado un papel propositivo al sugerir que el desarrollo urbano y la movilidad sustentable, deben ser una prioridad para el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y así lo ha considerado el ejecutivo federal. Por ello, desde el 2013 convirtió la Secretaria de la Reforma Agraria en Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) con la que aseveró se pondría orden en la materia, trabajando en coordinación, municipios, estados y federación, contemplando las más de 50 zonas metropolitanas del país.

 

Ya para el 2014, la SEDATU, firmó con 90 ciudades de México el Convenio Marco de Coordinación de Acciones en Materia de Desarrollo Urbano y Vivienda que pretende resolver el crecimiento desordenado de municipios, situación que con el paso del tiempo repercute en la calidad de vida de los ciudadanos. En dicho proyecto “transformador” participan 12 ayuntamientos tamaulipecos que son: Nuevo Laredo, Miguel Alemán, Reynosa, Rio Bravo, Matamoros, Reynosa, San Fernando, Victoria, Mante, Altamira, Madero y Tampico; sin embargo existe una controversia entre que si en realidad existe o no la firma de este convenio con los municipios mencionados o en particular con el Cabildo de Tampico que desconoce por completo dicho proyecto de movilidad urbana que tanto bien haría a la zona para solucionar mucha de la problemática social y de inseguridad que tienen los tamaulipecos.

 

Desde hace algunas semanas los integrantes de la comunidad, “Ideas por mi Ciudad” encabezados por Jesús Reséndiz Silva, tomaron la decisión de ponerse las pilas y activarse para impulsar el México transformador que pretende, Peña Nieto, por lo que han exigido a la administración municipal de Tampico (que preside uno de los priistas más apáticos de todo Tamaulipas, me refiero al alcalde tampiqueño, Gustavo Torres Salinas) cumpla a cabalidad con dicho convenio y que responda a lo señalado por el Delegado federal de la SEDATU en el estado, Sergio Guajardo Maldonado, quien ha confirmado que existe en el papel el compromiso del ayuntamiento, sin embargo los regidores y directores del ayuntamiento, desconocen la existencia del acuerdo y su operatividad, por lo que ha trascurrido más de un año en el que la Presidencia Municipal de Tampico, ignora la estrategia de movilidad y desarrollo urbano sustentable que impulsa, Enrique Peña Nieto; vaya en pocas palabras y para ser claro, no escuchan y no atienden lo que dicta el presidente de México y peor aún, Tampico, una de las ciudades más importantes de las huastecas, sigue en un letargo absoluto con una economía paralizada, una inseguridad que de los delitos federales se desprenden desagrádales repuntes de actos ilícitos del fuero común como son los robos domiciliarios, al comercio y el robo violento de vehículos que volvió a repuntar en el presente mes de junio, significando un aterrorizante mitad de año en todos los aspectos.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión