Connect with us

Soy un Filósofo que jamás termina de divertirse, siempre inicio el día riéndome conmigo y de mí mismo; reconozco al Señor en todo lo que encuentro, es el camino a mi paz interior y a la sabiduría; me mantengo atento a las necesidades de los demás, sin sentirme indispensable; sé que nada de lo que tengo me pertenece, ¡Aahh! y no me olvido de ser feliz.

Diariamente miro con seriedad las pequeñas cosas de la vida y con tranquilidad las grandes; con el mejor amigo del hombre –el tiempo– he aprendido a apreciar un abrazo y una sonrisa y a olvidar un agravio, siempre pienso antes de actuar.

Soy un viejo campesino que sabe que:

“Las cosas materiales… son de la sociedad;

Los recuerdos… de la mente:

Los talentos… de las circunstancias;

Los amigos… de la vida;

Mi cuerpo… del polvo; y

Mi alma…de Dios.”

Entiendo, desde la cosmovisión que me heredaron los viejos campesinos, que cada día es una ocasión especial; que la vida es un conjunto de experiencias para vivirlas y gozarlas, por eso diariamente abro mis brazos al cambio, sin perder mis valores.

Lo que mejor atesoro son los momentos, porque la vida es sólo eso… momentos; disfruto a plenitud, en su totalidad, el HOY, mi trabajo es escoger que clase de día voy a construir; HOY puedo quejarme por el exceso de calor o frió o bendecir a Dios porque me da un día más de vida.

HOY puedo estar triste porque no tengo la ropa y el calzado de marca que sale en la tele, o agradecer que tenga la salud de mi cuerpo; también puedo quejarme de escasez de salud o regocijarme porque estoy vivo.

La elección adecuada nos ayuda a estar bien, sabiendo que no son las cosas ni los acontecimientos lo que nos hace sentir mal, sino que es el modo en que elegimos transitar por la vida lo que nos ayuda a estar bien; elegir amor, crea amor, elegir odio crea odio, es una relación infinita.

HOY, éste Filósofo habrá de elegir amar, en vez de odiar; reír en vez de llorar, crear en lugar de destruir; perseverar en lugar de renunciar; alabar en vez de criticar; actuar en vez de aplazar; crecer en lugar de corromperme; orar en vez de maldecir; vivir en lugar de morir; viajar en vez de estancarse; lavar en vez de ensuciar; ayudar en lugar de hundir; dar la mano en lugar de dar la espalda.

Lo anterior me recuerda que somos un país privilegiado:

“Sólo en México… está bien hecho, lo hecho en México.

Sólo en México…una pizza puede llegar más rápido que los bomberos.

Sólo en México…es más fácil encontrar un expendio de cerveza que un policía.

Sólo en México…es más fácil ser asaltado que conseguir empleo.

Sólo en México…en un restaurante la gente ordena: pozole, menudo, quesadillas, sopes, tacos,

gorditas, un pay de chocolate y un refresco de dieta.

Sólo en México…las filas en las cajas rápidas son más lentas.

Sólo en México…los indígenas de las zonas turísticas hablan inglés, francés, alemán, italiano y

entienden poco el español.

Sólo en México…a los ‘endejos les va bien; mira ese ‘endejo, ¡qué vieja trae!; mira a ese ‘endejo

¡el carrazo en el que va!, mira ese ‘endejo ¡qué casona tiene!”1

1.https://edipo1000.wordpress.com/2011/01/24/como-mexico-no-hay-dos/

filósofo2006@prodigy.net.mx

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión

  • Huachicoleros en altamar

    En verdad yo no sé si el ahora presidente de México, Andrés Manuel López...

  • Sin identidad propia

    El multipropietario del Fútbol Mexicano, Alejandro Irarragorri fue troleado en Twitter por los aficionados...

  • ¿Será qué…?

    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, estará en el norte del país...

  • ¿Militarización o no?

    La indisciplina, el libertinaje, la ineficiencia, la corrupción y el olvido de los valores...