Conéctate con nosotros

Opinión

Ya sabíamos que nos estaban robando

Ya sabíamos que nos estaban robando

Se licitó en el sexenio de Enrique Peña Nieto y comenzó su edificación cimentada en otra historia de corrupción, sin embargo, fue en la Cuarta Transformación que se le detectaron las enormes grietas de hasta 12 cms. de profundidad y gracias al humanismo de los vientos de cambio que se denunció su inservible construcción.

La porosidad y su casi nula resistencia por el uso de materiales inservibles, de baja calidad y no aptos para una obra de esta magnitud, después de casi 250 millones de pesos propiedad de los tamaulipecos invertidos en su fabricación, finalmente se dijo lo que ya se sospechaba. Las huastecas potosina, hidalguense y veracruzana no podrán disfrutar del nuevo Hospital Civil de Ciudad Madero, en Tamaulipas, ya que las constructoras Tzaulan y M Tres Desarrolladora le vieron la cara a Peña Nieto, a Egidio Torre, también a López Obrador y de paso a Cabeza de Vaca, ahora se desató una nueva guerra jurídica entre el Gobierno tamaulipeco y los empresarios de la construcción.

Quizás eso le pasa a Tamaulipas por asignar obras tan significativas a los foráneos, sí, la concursó en 2015 Egidio Torre con dinero público del estado y la federación; luego en 2018 Cabeza de Vaca, identificó algunas fallas; la volvió a concursar y ganó Grupo Aryve. En 2020, Juan Ferrer, titular del INSABI se alió con Cecilia del Alto, quedaron en supervisar y darle seguimiento cada semana, pufff, hasta ahora detectaron todas las fallas en losas, muros, trabes, paredes… todo, estaba construido con material de bajísima calidad que no cumplía con la normatividad.

¿Demolerlo? Quizás sea la mejor opción para que mañana no existan pretextos, pero dicen los expertos que lo idóneo es invertirle en el refuerzo de la obra, a lo mejor es lo más viable; la otra realidad es que los vientos de cambio le hacen el trabajo sucio al próximo gobierno estatal, la denuncia la comienza el Jurídico de Cabeza de Vaca, y el seguimiento legal le corresponderá al que le siga, como quiera si falla, si se cae un pedazo en la cabeza de algún paciente el día de mañana no va a ser familiar de ninguno de los responsables, pues ellos estarán en cualquier emergencia atendidos en un hospital privado, por eso es más económico seguirle metiendo dinero a ese mega súper hiper elefante blanco.

No caiga en el juego de los engañabobos, fueron especialistas en desarrollo de dictámenes en obras de construcción, los que se encargaron  de evaluar este enorme basurero edificado; específicamente le correspondió al ingeniero Pedro César Bravo Villarreal encabezar el equipo de peritos valuadores y quienes inspeccionaron centímetro a centímetro “el Nuevo Hospital Civl de Ciudad Madero”, hoy rebautizado como la enorme mole de basura vecina de la Playa de Miramar.

El dinero es lo de menos, el problema es que ni la Dra. Gloria Molina Gamboa, tampoco la Federación, reconocen que estamos colapsados y rebasados en el sistema hospitalario del sur de Tamaulipas, ellos, entre políticos se entenderán y serán siempre diplomáticos, pero es usted y yo los que heredaremos esa estructura de cemento podrido e inservible. En fin… como sea, gracias Cecilia del Alto por no quedarse callada; aunque me duela escribirlo, gracias gobernador por interponer la denuncia porque en una de esas si se hacían como el tío lolo quizás hasta se derrumbaba en plena inauguración. Por la vía legal, así deben ser las cosas.

En la intimidad… Ojalá el juez que atienda este tema no dicte la prohibición de nada, por el amor de Dios que deje al nuevo gobernador y a la Federación meterle mano, invertirle aunque sea para que se llenen las bolsas pero con la finalidad de que ya quede, porque de lo contrario, como dijo Mariela Makay, este hospital va a ser el nuevo “Puente roto”

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

Principales

Más en Opinión