Conéctate con nosotros

Opinión

¡En la madre!

¡En la madre!

De rodillas y con los 10 dedos de las manos al suelo. Omar Fayad Meneses, gobernador del estado de Hidalgo aguarda en esa posición la elección del próximo 5 de junio pese a la enorme manifestación de furia por parte de su dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas.

Lo que le dolió a Fayad antes de arrodillarse fue que en Hidalgo, también van en alianza PAN, PRI y PRD pero su mal gobierno no le alcanzó ni siquiera para dejar  candidata o candidato, y todavía peor para su futuro es que el equipo «de inteligencia» del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) PRI, detectó que se había entregado a los brazos del Gobierno Federal, obligando a la Comisión Política Permanente a definir mediante el convenio de coalición que Acción Nacional, defina si va o no Carolina Viggiano como candidata de la alianza.

Precisamente hace dos semanas aproximadamente se ordenó la dirección de la Comisión Nacional de Gobernadores (CONAGO), y ante la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador el gobernador hidalguense llamó a cerrar filas, dijo que México necesita de todos; esto no fue bien visto en la víspera de una de las batallas electorales más épicas a las que se puede enfrentar el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en los tiempos modernos. 

Hidalgo, es considerado hasta ahora un bastión tricolor, sin embargo, los resultados y la lealtad al PRI, no le dan a Omar Fayad, la fortaleza suficiente como para imponer candidato, incluso, los 84 municipios que conforman el estado hidalguense lo posicionan como la entidad número 16 a nivel nacional por su número de habitantes, y ni eso le cargó a su favor la balanza de la designación.

“En la elección de Hidalgo, el PRI irá en coalición con el PAN y PRD; tendrá una candidatura que represente a los tres partidos, pero especialmente a la ciudadanía. Aquí no hay espacio para imponer candidatos destinados a la derrota, a cambio de impunidad a quienes van de salida”, uno de los tantos tuits que @AlitoMorenoC le dedicó a su todavía compañero de partido Omar Fayad Meneses.

En la intimidad… ¡Qué irónico! El gobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca anda de vacaciones en su rancho, el único lugar de todo el estado donde seguramente no manda, pues entre su esposa e hijas, no dudo que el jefe del ejecutivo estatal allí solo tenga voz para decir -ok, sí, lo que digan-  ¡Que bendición!

Felices fiestas, feliz año nuevo a todos y que Dios nos cuide, llene de salud y que las risas venideras, sean eternas; amén.

PD: ¡Arriba el América… y mi señora madre que tanto amo! ¡Felicidades!

davidcastellanost@hotmail.com

@dect1608

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

Principales

Más en Opinión