Conéctate con nosotros

Fuera de todo protocolo y mostrándose solidario al dolor, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió con supervivientes y familiares de la masacre perpetrada el domingo en un bar gay de esta ciudad.

La ceremonia donde el mandatario ofreció sus condolencias se dio en el estadio Amway Center, sede de Orlando Magic, y en cuya fachada una pantalla gigante mostró mensajes de apoyo a las víctimas del tiroteo, que dejó 50 muertos -incluido el autor de la masacre- y 53 heridos.

El mandatario saludó a cada uno de ellos y abrazó a Dyer, quien le enseñó una camiseta negra con una bandera de arcoiris en forma de corazón y el lema «Orlando United» («Orlando Unido»).

Obama viajó acompañado por el vicepresidente, Joseph Biden.

Antes del encuentro, Obama y Biden «tuvieron la oportunidad de reunirse con agentes de las fuerzas de seguridad locales para agradecerles sus acciones en respuesta al ataque en la discoteca Pulse», según indicó la Casa Blanca.

Hasta el momento, el presidente no ha dado declaraciones pero se espera que se pronuncie en apoyo del pueblo de Orlando y de la comunidad LGBT en Orlando en este momento de luto. Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, aseguró que el presidente solo ofrecerá «unas pocas reflexiones personales».

 

 

abc

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Nal / Int