Conéctate con nosotros

Lanzado para placearse a lo largo y ancho de Tamaulipas. Un hombre con acento norteño, robusto y gustoso del lenguaje soez, recorrió Nuevo Laredo. En su primer día en la ciudad filmó un video en el monumento a la mujer, dando aviso de su llegada, se dedicó a dar entrevistas a la prensa, sostuvo reuniones con el Consejo de Instituciones y algunos otros organismos. Antes de que todo eso sucediera, se fue a compartir el pan y la sal con Canturosas, pero no fue un encuentro fortuito, publicar la fotografía de ambos en redes sociales y difundirlo a propios y extraños no fue casualidad. La estrategia de apellido Avellano se consumó en Nuevo Laredo. Éste personaje salió a la pasarela y es el primero de varios priistas para “calentar” la contienda que se avecina. Canturosas se dice panista pero no lo es, era un político externo, no pertenecía a ningún partido, incluso fue candidato del PAN a la presidencia municipal sin ser militante de este partido, su empecinamiento por la gubernatura lo obligó a afiliarse al partido que lo llevó al poder municipal, pero consciente de que no será él, el próximo candidato de los albiazules para buscar la gubernatura, ahora se apoya en el pri-gobierno, la foto de Canturosas con Enrique Cárdenas del Avellano es para enviar un mensaje erróneo a la ciudadanía aunque las y los panistas despertaron y ya empezaron a deslindarse de esa “relación”.

Canturosas amarró su candidatura por el PRD para buscar ser gobernador, pero antes de que eso suceda dejará un panismo dividido, segmentado, corrompido y sin credibilidad, ¿pero cómo es que está sucediendo esto?, las promesas que hizo a personajes panistas cómo: Ernesto ferrara, Enrique Rivas y Rafael Pedraza para ser elegidos por su “dedazo” a la candidatura del pan para la alcaldía, los enloqueció, al grado de hacer lo inimaginable: compra de votos, trailer de despensas, embarazar urnas. Y boicotear a Cabeza de Vaca, no solo en Nuevo Laredo sino en varios municipios del estado y todo por la candidatura, por una promesa vana pues Rafael Pedraza, actual dirigente del Comité Municipal del pan en esta frontera se quedó con un palmo de nariz cuando después de tener “asegurada” la candidatura para la diputación federal ésta le fue entregada a Laura Zarate Quezada. La ambición de poder nubló los principios, los valores de muchos militantes panistas, aunque no de todas y todos, hay quienes no creyeron en el canto de las sirenas. Pero son pocas las personas que se resistieron al contubernio. Ahora, a quienes le vendieron su alma al empecinado alcalde se han dedicado a atacar a Cabeza de Vaca, en su última visita a Nuevo Laredo hubo varias estrategias priistas y cantusistas, o ambas, fusionadas para restarle fuerza. En cuanto Cabeza de Vaca se fue, Rafael Pedraza Domínguez salió a decir que el senador es un mentiroso que con él o sin él ganaran nuevamente Nuevo Laredo, que no lo necesitan. La rabieta de Pedraza, solo obedece a que Cabeza de Vaca destapó a Salvador Rosas Quintanilla., actual diputado local y presidente de la CONALYM como futuro candidato del PAN a la presidencia municipal de esta frontera. Ésa declaración alteró a panistas que ya tienen la promesa de Canturosas para las candidaturas a las diputaciones locales y a la alcaldía. Nadie salva a estos panistas aferrados al poder. La cuenta regresiva comenzó y en ese golpeteo y odio interno, la estrategia del pri funciona. ¿Quién será la o el segundo priista que se placeará por tamaulipas? Lo que si es claro, es que el último será el joven, Alejandro Guevara Cobos quien ha sido elegido para contender con Cabeza de Vaca. Ahora el senador libra dos batallas, la de panistas “fanáticos” de Canturosas y la del pri avasallador.

Corresponsal en Reynosa Tamaulipas.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión