Conéctate con nosotros

El poeta español Antonio Alejandro Gil, es autor de la siguiente décima misma que publicó en su libro “Tinaja”:

“Tiende tu mano al vecino,

porque sí, por elegancia;

que no todo sea ganancia

a lo largo del camino.

Cambia de sabor el vino

cuando no hay con quién brindar…

¿Qué harás con atesorar

y ser opulento en bienes,

si entre tus bienes no tienes

el bien supremo de dar”

En el universo hay dos filas: en una están formados los que dan, en la otra los que reciben, cuando te formas en la fila de los que dan, reconoces que dar es una fuente inagotable de poder, que te lleva a disfrutar tu vida como parte de la naturaleza.

Dar, te eleva a una frecuencia más alta, la del amor incondicional, que te lleva a evitar ser egoísta, que mucho estorba a tu crecimiento y evolución espiritual.

Dar, te lleva a reconocer el breve espacio de la temporalidad de la vida, a vivir la experiencia del camino de forma espectacular, te enseña a fluir armónicamente con el engranaje de tu existencia, pues te desconecta de la necesidad –que mucho te estorba–, de ser socialmente perfecto y te deja la lección de manar con las cosas sin resistirte al cambio.

Dar, es darte la oportunidad de aprovechar tu tiempo para vivir, para disfrutar y ser feliz, sembrando semillas en tu conciencia, para que te encuentres a ti mismo y sin saber cómo, la vida te da una sorpresa maravillosa que te deja la sabiduría de aprender a vivir.

Dar, redescubre el plan secreto que DIOS tiene para ti, que es parte de la vida misma, un signo claro de sabiduría que te ensimisma en el poder y el valor del amor, pues enciende en ti el fuego sagrado de la solidaridad, que es una reserva silenciosa de poder, que te hace más sabio al alimentar tu alma.

Dar, es una actitud que siempre juega a tu favor, te hace consciente de tu grandeza, descubre tu luz, te concentra en las cosas positivas, te hace feliz, al elevar tu alma, y llevarte a valorar el milagro del nuevo amanecer.

Dar, alimenta tu autoestima, te hace sentir superior a las circunstancias, te lleva a enfrentar el desafío de ser tú mismo en el universo, para que confíes en que vas por buen camino, enseñándote que la vida es bella.

“Dar es el verbo más corto de la primera conjugación”, es una expresión de vitalidad espiritual que bendice tu mundo e inspira tu alma, es una actitud que te empodera con alegría de la vida.

Dar, te ayuda a cerrar ciclos, a vence la obscuridad y el miedo, al desbordar tu alma, hace agradable tu viaje por ésta terrenalidad, enriqueciendo tu presente, alimentando tu corazón y preparándote para recibir dones y bienes, fortaleciendo tus pensamientos positivos, te enamora de la vida… ¡te hace profundamente feliz!

El viejo Filósofo de Güémez, dedica su tiempo a dar humor con amor, que es una forma sencilla de reconciliarme con la vida:

“Usted puede decir que se está poniendo mayor cuando:

— Apaga la luz no por razones románticas… sino económicas;

— Su agenda tiene demasiados nombres… que empiezan con doctor;

— Usted tiene todas las respuestas… pero nadie le pregunta nada;

— Cuando sus amigos lo felicitan por sus nuevos zapatos de cocodrilo… y está descalzo;

— Cuando su doctor no le hace radiografías… sólo lo pone a contra luz;

Mayor es cuando su esposa le dice:

— Vamos arriba y hagamos el amor, y usted contesta:

— Mi amor ya no puedo hacer ambas cosas juntas.”

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión