Connect with us

@dect1608

El Partido Acción Nacional en Tamaulipas, presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) de la PGR en contra de Antonio Martínez Torres,  titular de la Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Egidio Torre Cantú a quien le exigen la destitución del funcionario estatal.

¿Quién es Antonio Martínez Torres? Fue Secretario General de Gobierno en el sexenio de Eugenio Hernández Flores, más atrás candidato del PRD a la gubernatura de Tamaulipas y en el presente sexenio, fue una de las barajas que presentó el mandatario estatal al Comité Ejecutivo Nacional del PRI para dirigir las riendas del Revolucionario Institucional en el Estado y así  poder asegurar los triunfos electorales del 2015 y por consiguiente 2016. El CEN del PRI, no accedió y por azares del destino, se convirtió en titular de la oficina encargada de manejar todos los apoyos que el Gobierno de Tamaulipas tiene para los más necesitados. En otras palabras, Antonio Martínez Torres, es un perverso y enorme operador político al que nadie se quiere enfrentar… nadie y precisamente en Matamoros se la ven con él.

En la denuncia del PAN interpuesta por el Dirigente estatal, Cesar Verástegui Ostos, señalan particularmente que la Sedesol de Tamaulipas, “está estructurada para la entrega de los beneficios sociales a través de lo que se han denominado “Áreas”, las cuales se encuentran identificadas a través de números de área y ahí, agrupan a los beneficios por sección electoral para ubicar perfectamente cuál es su radio de acción sobre las personas a las que entregan un beneficio público y de esa manera poder dirigir el sentido del voto de quienes obtienen el beneficio público” continua la demanda… “Estas áreas son divididas en Comités que asignan a un líder de manzana del Partido Revolucionario Institucional al que denominan Presidente del Comité, que junto con un Secretario, un contralor y un vocal, son los que reciben directamente diversos…” hasta aquí, la copia de la única hoja que presentó Acción Nacional y que por cierto no tiene número de averiguación pues en teoría, deben ratificar la demanda para obtener dicho numeral que será otorgado por la PGR.

Es verdad, la corrupción duele, como bien nombró el documento que compartió el Partido Acción Nacional para denunciar públicamente este presunto delito electoral que si se llega a sancionar, el implicado podría alcanzar penas de prisión; multas o suspensión de derechos políticos.

Aunque para un servidor, llama más la atención que toda, toda, todita la información le llegó al PAN a través de un empleado del mismo Gobierno de Tamaulipas, alguien que tiene acceso a las entrañas de la Sedesol, particularmente de la oficina en Tampico, pues fue de allí de donde salió mucha de la información que ahora tienen en su poder el Comité Directivo Estatal de Acción Nacional, de las fotos que presentaron como pruebas no hay ningún truco, las obtuvieron de las redes sociales de la ex Delegada, Gina Barrios González, que renunció para sumarse a la campaña de Mercedes del Carmen Guillen Vicente, todo esto es resultado del hartazgo que tienen muchos funcionarios públicos por las formas en cómo se han hecho las cosas en los últimos años aquí en Tamaulipas.

Por cierto, esta es la segunda denuncia por presunto uso de recursos gubernamentales a favor de la candidata del PRI, Guillen Vicente a quien hoy le toca jugar contra la corriente priista tamaulipeca.

 

Continua leyendo
Pulsa para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Andrés Zorrilla”, el cuento

Publicado

el

EL delegado nacional de Morena en Tamaulipas, Mario Rafael Llergo Latournerie, le esta dejando al “rojo vivo” el Estado al gobernador Américo Villarreal Anaya; el cercano y confidente del ex titular de SEGOB Adán Augusto López Hernández, está dejando muchas heridas abiertas.

En Ciudad Madero, estaba cantado, Erasmo González Robledo iba a ser el candidato, pero a Llergo, apenas ese día del destape lo conocieron los apuntados en la encuesta; en Tampico, la designación de Mónica Zacil Villarreal Anaya se hizo pública en medios de comunicación antes de que se enteraran las involucradas, eso no dejó nada contento a los grupos tampiqueños de Morena, deje usted de lado el resultado sino las formas del anuncio.

En Altamira, Mario Llergo no tuvo sobresaltos y no fue por su capacidad política sino porque Armando Martínez Manríquez tiene todo bajo conrol; el edil sabe perfectamente cada movimiento que se registra en su municipio, cuántos gramos y cada piedra que se mueve en Medrano; Armando tiene ojos hasta en el fondo de las lagunas y vasos lacustres que rodean la colonia Bahía, por eso está todo bajo control con su proyecto de reelección.

Armando Martínez Manríquez, “el doctor”, resultó favorecido en el proceso interno porque el pueblo bueno y sabio está con él, y seguramente le entregarán de nueva cuenta las llaves de la ciudad para que siga por tres años más tranformando su municipio.

No, Armando tampoco ha sido la “panacea”, claro que no, pero en la actualidad todo ciudadano y extraterrestre que visita el sur de Tamaulipas, ya sabe que existe Altamira, que la zona metropolitana de Tampico comienza con el territorio armandista en constante desarrollo y con una política ortodoxa de resultados.

Por cierto, ando consiguiendo el cuento maderense “Andrés Zorrilla”, quiero regalárselo al DOCTOR Armando Martínez Manríquez sólo para que conozca esa historia, sólo para eso.

En la intimidad… Mañana sábado el Partido Acción Nacional tiene en sus manos, en sus negociaciones, las de arriba, sí, las oscuras de los más altos jerarcas el futuro de Tampico y Ciudad Madero.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Continua leyendo

Opinión

La obligación de la sociedad en Tamaulipas

Publicado

el

El primer segundo del día uno de este mes de marzo ha comenzado lo que para muchos les ha dado por llamar la madre de todas las batallas electorales, ya que está en juego si el próximo presidente de México será una mujer o un hombre, en el caso de Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez o Jorge Álvarez.

Igualmente inician las campañas para que las y los candidatos de “Sigamos Haciendo Historia”, “Fuerza y Corazón por México” y Movimiento Ciudadano, busquen un curul en el Senado o en la Cámara de Diputados, lo cierto es que será una elección sumamente competida.

Pero más allá de la parte central de la elección federal, en donde ya sabemos se harán todo tipo de promesas, para luego no cumplirlas en caso de llegar a ganar. ¿Cuál debe ser el rol a desempeñar por la sociedad?.

En el contexto democrático en el cual transitamos, la ciudadanía juega un papel crucial como vigilante y participante activo en el proceso electoral.

Más allá de ser meros espectadores, los ciudadanos tienen la responsabilidad de informarse sobre las propuestas y trayectorias de los candidatos Cuestionar una y otra vez a los políticos que pidan su voto, también analizar críticamente las promesas electorales y para dentro de 90 días ejercer su derecho al voto de manera informada y consciente.

Además, es fundamental que la sociedad esté comprometida con la vigilancia del proceso electoral, denunciando cualquier irregularidad o violación a los principios democráticos.

El papel de la ciudadanía en las elecciones federales y posteriormente en las locales, es esencial para garantizar la legitimidad y la salud del sistema aún vigente.

En Tamaulipas es innegable que Morena lleva ventaja, de la mano del partido Verde, sobre el Partido Acción Nacional, quien ha quedado relegado a una oposición sumamente limitada, mientras que los abanderados de Movimiento Ciudadano pasarán sin pena ni gloria donde la mercadotecnia no les será suficiente.

El camino al 2 de junio es largo y seguramente lleno de ataques. El riesgo de cometer errores es grande para todos.

Por el bien de los electores y por la credibilidad de los partidos políticos, se espera se imponga una contienda de propuestas y no la sin razón.

Algo complicado de cumplir.

Continua leyendo

Opinión

Los Villarreal Anaya ¡van!

Publicado

el

La Sangre llama…

En la intimidad… La hipótesis de que Tampico está entregado, ¿quién la va a revertir?

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Continua leyendo

Opinión

Felices los tres

Publicado

el

Observatorio
Dígase lo que se diga, en Morena, sí hubo un conflicto en la designación de candidatos a la alcaldía de Madero, Altamira y Tampico.

Lo que parecía fácil, se fue complicando a medida que se acercaban los tiempos,  en la intención de alargar más la fecha del anuncio de dichas candidaturas, el camino se fue envolviendo en una lucha que llegó hasta las cúpulas, jaloneos y empujones, que finalmente dieron los nombres que hoy conocemos.

Erasmo González Robledo, para Ciudad Madero; Mónica Villarreal Anaya, para Tampico y Armando Martínez Manríquez, en Altamira.

Cada uno de estos ahora candidatos, vivió momentos de tensión hasta el momento en que salieron sus nombres, misma que se mantendrá los siguientes días, en que tienen que cerrar capítulos, llegar a acuerdos, y que todos los participantes se puedan incluir en el mismo proyecto, es decir que les toque algo en la repartición, o bueno, en la designación de los cargos que se ocuparán en caso de que ganen el 2 de junio.

En Madero, trascendió una supuesta mala relación entre Adrián Oseguera, alcalde de Madero y Erasmo González, diputado federal, a tal grado que se decía que el munícipe pretendía imponer condiciones para que éste no fuera designado como candidato, vaya, estaban apuntados su hermano, su esposa y su tesorero, como aspirantes al mismo puesto.

Al final el propio Adrián Oseguera, aclaró que esa supuesta mala relación formaba parte de un rumor que pretendía dividir a Morena en ciudad Madero y hasta una foto se tomó con Erasmo el día del segundo informe del gobernador Américo Villarreal, en la que incluyeron al alcalde de Altamira, Armando Martínez.

En Tampico, aunque se había registrado Mónica Villarreal, hasta hace unos días, todo parecía indicar que no iría, por cuestiones de que es hermana del gobernador y que prácticamente estaba segura la diputada local Úrsula Salazar.

Incluso Mónica fue cuestionada sobre esta situación por algunos reporteros, y sorteó bien los cuestionamientos, pues ella no es política de ahora, tiene una larga carrera en diferentes cargos públicos y no le pueden meter en el oportunismo que se ve en otros estados del país, en el que algunos aprovechan a la parentela para convertirse en candidatos.

En Altamira, también estaba seguro Armando Martínez en su designación, hasta que se registró el ex alcalde priísta Juvenal Hernández Llanos, como aspirante a la candidatura por Morena, en un acto evidente de provocación al partido y al propio Armando.

En la lucha por el poder, Juvenal le ha hecho mucho ruido al actual alcalde al interior del partido, quien obviamente busca quedarse con algo para ya no seguirle moviendo.

Con el anuncio de los tres candidatos de Morena, a la alcaldía  de los municipios del sur de Tamaulipas, termina un primer y largo capítulo en este proceso con rumbo a la elección del 2 de junio y ahora a lo que sigue.

Continua leyendo

Populares