Connect with us

En la antesala del inicio del año 2020 el portal FourFourTwo, publicó los jersey “más bonitos de la historia”, entre los que se destacaron el de la Selección Mexicana, las Águilas del América y el de La Jaiba Brava del Tampico-Madero. Ninguno ubicado en el top ten.

Hoy vamos a desmentir y aclarar las cosas en relación al uniforme del once jaibomaderense, equipo en el que alguna ocasión jugó Joaquín del Olmo Blanco; pero antes, honor y reconocimiento a la posición número 11 en el top mundial alcanzado por la Selección Mexicana, gracias al uniforme que usó en el mundial de Francia 98, indumentaria que llevó plasmado el Calendario Azteca.  

En el internacional listado de FourFourTwo, apareció el conjunto de las Águilas del América con el uniforme utilizado allá por 1994, un diseño innovador para aquellos años que simulaba el plumaje de un águila con los colores típicos del equipo más campeón del fútbol mexicano. El jersey ocupó la posición 14.

Y aquí se viene lo bueno, aquí es donde la historia toma otro rumbo. En una breve charla con la Arquitecta Marcela Navarro Quintana, encontramos la verdad del logotipo utilizado en los 80 por el equipo que comparte su estadio entre dos ciudades, una mitad de la cancha en la ciudad de Tampico, y la otra en Cd. Madero, el sur de Tamaulipas. La Jaiba mecánica, gustó tanto que se quedó en el lugar 38 de la historia y de todos los equipos del mundo. 

“Era alumna del primer semestre de la facultad de arquitectura de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), mi maestro era Belisario Domínguez. Para la clase de diseño, Belisario nos pidió un logo de una jaiba y nos mostró uno de los Pumas de la UNAM; nos dijo quiero que esta jaiba (nos enseñó el logotipo que tenía entonces el equipo), la separen de manera mecánica con armonía y diseño.

Cuando entregamos los trabajos escogieron el mío y el de dos compañeros más, y nos pidió modificaciones. Al final solo quedó el mío y me dijo le hiciera otras modificaciones y así quedó, como uno de los más bonitos de la historia, y no es para menos, pues se había plasmado el símbolo característico del club y de la región: la Jaiba. 

Marcela Navarro, luego se dedicó a la política, alcanzó el Senado Mexicano, como militante del Partido Acción Nacional, pero como estudiante nunca supo que Belisario junto con el arquitecto Alberto Almeida estaban haciendo el diseño. Según dice la arquitecta Navarro Quintana, que su colega Almeida, obtuvo la idea basado en la película Star Wars que había salido en aquel tiempo, por tanto los verdaderos creadores de ese logotipo son los Arq. Alberto Almeida y Marcela Navarro, porque él fue quien terminó de dar la idea, y ella la desarrolló con su intelecto, armonía y cualidades, sin embargo, nunca le dieron crédito. 

Con el paso de los años, Belisario Domínguez, hoy maestro recordado no con muy buen gusto, trabajó con Paulino Lomas, ex Directivo del Tampico-Madero, y en otras dos ocasiones más pidió logotipos específicos, uno para una empresa que vendía concreto y otra para unos aero taxis. Dice Marcela Navarro, “siempre me decía: vas a recibir una remuneración, pues escogía mis diseños y luego le hacía las modificaciones que él quería. Nunca me dio nada, yo era muy joven y el aparte de mi maestro, era el líder del grupo café de la universidad, me dio miedo cobrarle”. 

Quizás el machismo tamaulipeco se niega a darle crédito a Marcela Navarro. Ya es hora de la verdad. 

davidcastellanost@hotmail.com@dect1608

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión