Connect with us

El mal llamado sexo débil, es el que menos suicidios representa en México. Ocho de cada 10 casos son hombres que se quita la vida en este país machista, donde el tema de la salud mental es un tabú más de esta sociedad que cuenta anualmente alrededor de seis mil muertes por suicidio.

«Mártires del Starbucks”, fue una frase que me llamó la atención en los últimos días, me causó risa leerla, sin que esto signifique que me ría de quienes lo provocaron. Me refiero a los alumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), esto luego del suicidio de una, dos, tres y más estudiantes.

La movilización itamita, digna de esa institución educativa, debe servir no solo para exigir que se hable de la salud mental en el Tecnológico Autónomo de México, ni solo en universidades del país, que sirva aunque les digan “Mártires del Starbucks”, para sacudir a los gobernantes y titulares del sistema de salud para que pongan atención con campañas orientadas a la psicología y problemáticas del mexicano.

Que si los girasoles o lo débil de quienes protestan, eso en verdad es lo de menos, lo interesante es la finalidad de abordar en México un tema tabú, un asunto que compete a todos y en el que solo los débiles -según- se ocupan. Es verdad, hay quienes tienen mejores herramientas psicológicas por naturaleza misma, pero eso no debe ser excusa para el sistema político nacional actúe como si no existiera una necesidad de fortalecer la salud mental, porque no es un asunto exclusivo del ITAM, tampoco de aquel que se suicidó, porque detrás de esto hay una familia, un grupo de amigos, compañeros de trabajo, comunidad en general que fracasó. 

¡No es «normal», claro que no!… ¿en dónde están los psicólogos? No los leo, ni los escucho.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión