Connect with us

La Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad (AMCCE), única con la facultad de organizar competencias para participar en los campeonatos mundiales realizados por el World Coffee Events (WCE), hoy va a atestiguar la evolución de una de las baristas mexicanas que se sobrepuso al secuestro, convirtiéndose en menos de 5 años en una especialista y química del proceso de torrefacción en México

En agosto del 2016, Jenny Borrego Alamilla, apenas aprendía a preparar café, no sabia que en el presente se viviría la más amarga crisis de la industria cafetalera de México, cuando tuvo que sobreponerse a una de las comisiones del delito más impactantes, entonces se concentró en el arte del barista y eligió participar en su primer Competencia Nacional, clasificando en onceavo lugar general, a partir de esa experiencia comenzó a introducirse sin descanso en el mundo cafetalero hasta inmiscuirse en toda la trazabilidad, desde la finca hasta la degustación de su café con el que ahora participará por cuarta ocasión consecutiva, certamen del que está segura obtendrá el primer lugar que le permitirá representar a México con orgullo en el mundial de baristas

El abandono al campo tiene en crisis la producción del café, hasta provocar el éxodo de algunos campesinos. La caficultura de México vive su peor momento, pero esto lejos de desanimarla, impulsó a Jenny Borrego Alamilla. 

Si bien es cierto que la joven tamaulipeca tiene dominada la preparación de esta riquísima bebida, Jenny, reconoce que siempre aprende algo nuevo, en esta ocasión llevó todo el proceso de preparación, desde la tierra y plantas que había alrededor de su plantío de café en la misma finca, siguió cuidando cada etapa, es más, desde antes de tener su café en verde hizo un análisis de la tierra para conocer sus cualidades e ir conociendo la cereza, también eligió el proceso que llevaría el grano, hasta producir un café enmielado y llevarlo al mejor tueste, para después seleccionar la mejor receta de preparación.

Muy consciente de las mismas propiedades que había observado y analizado desde la cantidad de fósforo en la tierra y sus nutrientes, Jenny, sometió a un congelamiento especial la leche con la que prepararía su café para los jueces de la 18ª Competencia Nacional de Baristas, le quitó un 70 por ciento de agua, quedándose con lo más importante del lácteo para dar una cremosidad especial a su café, con el que asegura se llevará el campeonato, pues además con el café espresso que presentará caracterizado por una acidez media alto, y de dulzor cítrico, no habrá falla. 

Esta es la cuarta participación de Jenny Borrego Alamilla, una tampiqueña que prepara con amor su café, y vive con pasión el arte de ser barista; una joven que desde hace media década lo impulsa en Tamaulipas, promoviendo este movimiento para que más jóvenes se involucren y se alejen de las malas prácticas, una tarea que le está dando resultados, solo que ahora su dedicación y esfuerzo lo enfoca pensado en el difícil momento por el que atraviesan los cafetaleros de México, especialmente los que tienen microlotes, siendo ellos los más castigados en la actualidad, sin dejar de lado que el cambio climático es otra amenaza para las fincas cafetaleras de todo el mundo, y qué decir del abandono al campo mexicano y sus cafetaleros. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión