Conéctate con nosotros

@dect1608
Para los sindicalistas mexicanos el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, fue un severo manotazo, una maniobra que los invitó a la prudencia, cautela e incluso llegaron a ver esta fugaz estrategia como una amenaza fuerte, siendo un mensaje claro, si no estabas con el presidente, parabas en la cárcel; por eso muchos líderes sindicales no hicieron aspaviento, ni fuerza contraria al Gobierno Federal.

Manuel Vallejo Barragán, dirigente del Sindicato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), entendió a la perfección a su hermano de militancia tricolor, por lo que será premiado en octubre próximo al terminar su gestión dejando como sucesor a Arturo Olivares Cerda, como candidato único.

Los trabajadores, jubilados y pensionados de las 37 secciones del sindicato del IMSS en el país, ya están a la espera de elegir a su nuevo máximo dirigente por la candidatura de unidad, resultado que definitivamente logró gracias al camino tranquilo que transitó Vallejo, en el actual periodo sindicalista, en donde a pesar de todo obtuvo logros sindicales sosteniendo un contrato colectivo mesurado.

La elección del gremio es por demás importante, ya que no sólo se está en el aire el futuro laboral de los trabajadores, la atención al derechohabiente, también se juega en la urna. Y lo mismo sucede en el estado de Tamaulipas, donde este 4 y 5 de septiembre, el químico Arturo Gómez Hernández, representante de la planilla azul, y el Dr. Raúl Montesinos, de la naranja; pretenden descarrilar al Dr. Pedro Luis Ramírez Perales, quien además es actual diputado local del Partido Acción Nacional y esposo de la presente dirigente estatal del Sindicato del IMSS, Dra. Beda Leticia Gerardo Hernández, igualmente hoy legisladora tamaulipeca y representante de las siglas PAN; es decir, ella le quiere heredar el sindicato a su cónyuge ¡qué amorosos!

El químico Gómez Hernández, tiene más de 20 años de trayectoria laboral y ha participado en la estructura sindical desde el primer escalafón, hasta hoy, se le ha caracterizado siempre por su seriedad, compromiso con su trabajo, honestidad y es de los tres candidatos con menos cuestiones negativas a su persona que se le puede marcar, otro punto a su favor es que siempre ha radicado en ciudad Madero, al sur de Tamaulipas, y tiene maestría en Análisis Clínicos.

Su principal propuesta es acabar con la corrupción dentro del sindicato, que ninguno de los derechos sindicales de los trabajadores sean pisoteados como en el presente sexenio de Beda, esto según refieren los mismos sindicalistas; el químico se compromete a que desde el primer día de su administración se pondrá a gestionar la construcción de nuevo Hospital Regional para el sur de Tamaulipas, ya que en la actualidad se atienden los pacientes del norte de Veracruz, este de San Luis Potosí, y residentes de la huasteca hidalguense, por lo que es insuficiente.

En septiembre conoceremos si se respeta la voz de los aproximadamente 12 mil agremiados, quienes desde Nuevo Laredo, en la frontera hasta el sur en Tampico y Ciudad Madero, se han expresado críticas durante todo el sexenio de Beda Leticia, a quien describen como una dirigente que operó para mal, bajo una directriz plagada de represiones, intimidaciones, falta de trabajo, y aunado a esto, la nula revisión a la plantilla laboral, dando como resultado un déficit de personal, mismo que se ve reflejado en la sobrecarga de quienes por ahora pretenden dar un buen servicio en los hospitales y clínicas del IMSS Tamaulipas, obviamente sin poder conseguirlo, pues todos sabemos que no se otorga una atención de calidad.

Un claro ejemplo de que las cosas en el Hospital Regional del IMSS en Tampico y Cd. Madero, no están bien, son las horas de espera que deben padecer los pacientes en el área de urgencias médicas; sus familiares pasan días tirados en el piso ante la falta de butacas; los trabajadores de plano no tienen comedor porque fue cerrado ante la falta de personal, por lo que deben sacar sus tacos y lonches en sus respectivas áreas laborales, convirtiendo cada piso del hospital en una fonda de comida rápida, eso sí, más rápida que el tiempo de espera de consulta, por la que llegan a transcurrir meses para ser valorado el derechohabiente.

Por eso esta elección es importante, ya que se determinará más que el futuro laboral del personal operativo del IMSS, es la oportunidad de lograr un verdadero cambio positivo, ante los malos resultados de la presente dirigente que pretende dejar como heredero a su señor esposo, esa es una clara muestra de la lúgubre personalidad de Beda Leticia y Pedro Luis, quienes ya tuvieron tiempo suficiente para enfermar y matar las clínicas y hospitales del IMSS.

davidcastellanost@hotmail.com

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión