Conéctate con nosotros

@dect1608

El día del bombero se celebra según la historia de cada país; en México se conmemora el 22 de agosto, debido a que en esa fecha se creó el primer cuerpo de bomberos en el puerto de Veracruz, allá por el lejano año de 1873. Este 2018 cumplió 25 años de trayectoria uno de los bomberos más queridos de toda la nación.

Me refiero a Oscar “El conejo” Pérez Rojas, quien debutó en la máxima categoría del fútbol mexicano un 21 de agosto de 1993, siendo Enrique “el ojitos” Meza, el hombre que le dio la confianza para defender la portería del Cruz Azul vs Atlas, desde entonces “El conejo”, apagó muchos fuegos a la máquina, partidos que parecían incendiados con grandes actuaciones, el portero sofocó el fuego; su trayectoria siguió en ascenso mientras su abundante cabello crespo se perdía hasta desaparecer, contrario a la popularidad y cariño de todo un país que se entregaba a la leyenda viviente de Oscar Pérez.

Este 22 de agosto no hubo un bombero de México que no fuera felicitado por sus autoridades municipales, amigos y vecinos; todos sin temor a equivocarme, reconocemos su dedicación, esfuerzo, perseverancia, constancia y compromiso; mismos valores que describen la persona de Oscar Pérez, un hombre que a sus 45 años de edad pelea la titularidad contra una promesa deportiva; sin importar que ya haya ganado campeonatos, vistiendo camisetas valiosas del balompié mexicano como la del Pachuca, equipo con el que fue campeón e incluso portó la verde de la Selección Mexicana, con quien participó en los Mundiales 1998, 2002 y 2010.

Cualquiera podría imaginar que con tantos logros deportivos, Oscar Pérez, es un tipo engreído, alejado del suelo, pero no es así; “El conejo”, es de los futbolistas más humildes que tiene hoy en día la liga, y que tendrá el fútbol mexicano. Te lo puedes encontrar en un restaurante, café o cualquier lugar del mundo y se dará tiempo de regalarte un saludo, una foto, un buen gesto e incluso un buen consejo deportivo.

Apenas el sábado pasado mientras realizaba sus movimientos de calentamiento previo al encuentro de su equipo Pachuca vs Lobos BUAP, cotejo en el que ganaron 3-0, un grupo de niños gritó al unísono “Conejo, la foto”, entonces Oscar, levantó su mirada, la dirigió a los niños que estaban detrás de la portería y con su mano derecha les pidió un momento; no los hizo esperar mucho, Oscar Pérez Rojas, saltó como conejo la publicidad y se acercó hasta el graderío, los niños que estaban esperando la foto y otros que estaban cerca, se convirtieron en una avalancha humana, todos querían tocar a la leyenda futbolística, muchos pudieron hacerlo, otros únicamente guardarán para el recuerdo la foto con el bombero más querido y respetado de México, Oscar “El conejo” Pérez, el humilde guardameta que puede dedicar un segundo para todos.

Por cierto en redes sociales “El conejo” Pérez, dedicó unas palabras.

“Quiero agradecer todos los mensajes que he recibido de cada uno de ustedes, son 25 años de dedicación, llenos de cariño, afecto y alegría a través del fútbol.

Desde el primer día de mi carrera disfruto de mi trabajo, es mi pasión, me ha dejado infinidad de amigos, alegrías y recuerdos que llevaré por siempre. Gracias al fútbol y a la vida.

Sin ustedes, este camino no sería el mismo. A los clubes de fútbol y la selección mexicana, gracias por creer en mí, y permitirme construir una historia juntos.

No podía dejar fuera a mi familia, son mi mejor equipo, sin ustedes, cada paso sería imposible. 25 años en el deporte más hermoso del mundo, el fútbol”, se lee en la carta.

Ojalá que los funcionarios y servidores públicos fueran igual de entregados y comprometidos como los bomberos, deseo que algún día todos los deportistas sean como el Conejo; pues basta con humanizarnos más para acabar con tanta maldad.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión