Connect with us

Pocas cosas hay tan lamentables como el que las mujeres en la actualidad no nos podamos sentir seguras de andar solas por las calles y es peor si le sumamos factores como la hora, el lugar y hasta la vestimenta (como si utilizar escote y minifalda debiera estar prohibido).

De todos es conocido que la violencia de género no solo se limita a violaciones o feminicidios. Ninguna mujer, sin importa físico, edad, condición social o nivel cultural ha estado exenta de vivir algún tipo de hostigamiento de connotación sexual.

En México las mujeres vivimos el día a día el acoso callejero que se manifiesta de diferentes maneras, desde piropos que son todo menos eso, miradas lascivas, hasta que nos toquen alguna parte de nuestro cuerpo sin consentimiento.

Pero ahora la tecnología ocupa un lugar importante en este tipo de comportamientos amorales. Esta semana se dio a conocer la noticia en diversos medios de comunicación poblanos de una página de Facebook llamada: “Arrimones en la RUTA Puebla”, la cual estaba compuesta de 666 miembros que se dedicaban a subir fotografías de los traseros de diferentes pasajeras que suelen utilizar este medio de transporte.

La página fue dada de baja, pero no faltó el gracioso que ya creó otra con un nombre parecida para seguir con el jueguito. Ahora las mujeres poblanas se sienten más inseguras de lo que ya se sentían con anterioridad, pues están expuestas a que sus glúteos sean fotografiados y grabados por cualquier individuo que quiera “aportar” material a este tipo de páginas.

Aunque parecería una nota curiosa, no lo es, ya que este tipo de acciones son consideradas acoso sexual. El alcalde Luis Banck Serrato, a partir de esto, afirmó que una de cada dos mujeres es víctima en el transporte público poblano.

Por su parte el Subsecretario de la Secretaría de Movilidad, Infraestructura y Transportes, Alberto Vivas Arroyo, señaló que se coordinarán acciones con Seguridad Pública y que además el teléfono 243 1110 estará disponible para denuncias en todo momento.

Ahora solo queda pensar en qué medidas van a tomar las poblanas, ¿vestimenta más amplia, utilizar solo servicios particulares como UBER o seguir haciendo como que no pasa nada? Porque al final de cuentas ya estamos acostumbradas a hacer oídos sordos a palabras necias.

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in CYEN