Connect with us

Le apasiona la historia y está atento al desfile. Vestido como un caballero acepta gustoso la entrevista, y espera la primera pregunta. Ante la demora del desfile por el 106 aniversario de la Revolución Mexicana en Nuevo Laredo, donde la y el maestro de ceremonias enfocados en el retardo de contingentes no tuvieron nada que aportar a las y los asistentes.

En el presídium, el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca es el invitado de honor, para presenciar tan magno evento.

Ante esa laguna de silencios e incomodidad, donde las porras fueron la mejor idea para salir al paso. Nuestro amigo y amante fiel de la historia, Doctor Manuel Ceballos Ramírez, director del Archivo histórico de la ciudad, hubiera hablado sobre los pasajes interesantes e ilustrativos de nuestra revolución, donde esta frontera libró batallas en ese momento crucial de la vida de México.

Nuevo Laredo era una ciudad ejemplar-narra el historiador-en la época de la revolución era la tercera aduana de México, competía con Veracruz con Progreso y Manzanillo. Desde 1890, Nuevo Laredo era una ciudad ordenada. En el año 92 pasa de ser “Villa de Nuevo Laredo” a “Ciudad Laredo de Tamaulipas”, se le dio el grado de ciudad porque tenía agua potable, luz eléctrica y atendía la educación. Para ese año el puente internacional I ya estaba funcionando, se llamaba “Porfirio Díaz” desde 1879.

“El puente del lado Americano lo construyó la ciudad de Laredo Texas, y del lado mexicano un particular, que era Cónsul en San Antonio”, explica Ceballos Ramírez.

“Nuevo Laredo se dividió entre porfiristas y maderistas, después hubo huertistas., cuando mataron a Madero se quedaron huertistas, había también carrancistas, pero como eran perseguidos por huertistas se pasaron a Laredo., Texas, mucha gente de Monterrey también se fue a Laredo., Texas porque eran carrancistas”, agrega.

El doctor Manuel nos dice que cuando las y los carrancistas derrotan a huertistas en el mes de abril de 1914, huertistas queman la ciudad de Nuevo Laredo.

“La orden que reciben es “¡Quemen Laredo!”. Pero se referían a Laredo Texas, porque los americanos habían entrado a Veracruz y los generales huertistas, Guardiola y Quintana, o no entendieron, o no quisieron, o de plano no pudieron. Y queman Nuevo Laredo.

¿¡Qué quemaron doctor!?

El Palacio Municipal, las casas de carrancistas, la Aduana, la Estación de Ferrocarril, que era de madera, esos fueron los edificios incendiados.

¿Dónde estaba el palacio municipal?

Estaba en la plaza Juárez, viendo al norte. La iglesia de Santo Niño y la iglesia Bautista no las quemaron, ni las casas de huertstas, pero sí las de carrancistas. Fue un acontecimiento internacional de mucha relevancia que se difundió muy poco en la prensa mexicana, pero no en la prensa de huertistas.

Nuestro entrevistado nos dice, que sobre ese acontecimiento existen notas y fotografías que están guardadas celosamente en el Archivo Histórico de Nuevo Laredo. De periódicos del Paso Texas y de Laredo Texas que dan cuenta del incendio de esta frontera en la época de la Revolución.

¿Nuevo Laredo peleó en la revolución?

¡Claro que peleamos!, fueron dos batallas, los días 1 y 2 de enero de 1914 en que las y los huertistas derrotan a carrancistas. En la segunda batalla que fue en el mes de abril del mismo año, quemaron Nuevo Laredo.

Por Verónica Cruz Frías

 

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Corresponsales