Connect with us

@dect1608
«Respecto a la acusación que el departamento de Justicia de Los Estados Unidos de America ha realizado este día en mi contra por el supuesto delito de conspirar y enviar dinero sin licencia y presuntamente de procedencia ilícita a ese país, quiero aclarar que estos días estaré analizando con mis asesores legales la mejor manera de poder aclarar estos supuestos a la brevedad y que todos sepamos la verdad”

Lo anterior es un fragmento del comunicado que emitió en junio de 2015 el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Javier Hernández Flores, quien nuevamente se encuentra en el centro del huracán, tras los señalamientos en su contra emitidos ahora por Irving Barrios, Procurador General de Justicia en el Estado (PGJE).

La diferencia es que ahora las acusaciones no van únicamente a Eugenio y Tomás Yarrington, también alcanzan a Egidio Torre Cantú, el último gobernador priista que tuvo la entidad, hasta que su incapacidad para gobernar y el hartazgo del pueblo, le otorgó al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, la oportunidad de mandar en «el infierno» conocido legalmente como Tamaulipas.

El acusado Hernández Flores, hoy goza de plena libertad al grado que pasea por todo México, incluso participa en eventos públicos sin que ninguna autoridad judicial nacional o extranjera le incomode. Eugenio Javier, también ha sido acusado de financiar a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, hoy comandante de Tamaulipas y a quien el ex candidato independiente, Francisco Chavira Martínez, acusó en un debate como un fiel servidor de Eugenio Hernández.

El asunto es que Irving Barrios, volvió a abrir al cajita de Pandora y dejó mal parados a los legisladores tamaulipecos quienes no tienen la más mínima idea de lo que dice el procurador en relación a los 30 millones de pesos que se pagaron por la seguridad personal a los ex gobernadores Tomás y Eugenio.

Pero el asunto se poner peor para los diputados tamaulipecos, porque lo dicho por el titular de la PGJE, no es de entera relevancia para ellos ya que este miércoles hubo reunión de legisladores y no abordaron el tema, «Ni en la junta de coordinación política, ni al interior de las comisiones», esto lo dejó muy claro el Coordinador del Congreso local, Carlos García González, quien además agregó «tuvimos Comisiones de Gobernación, tuvimos una Sesión, vimos iniciativa y dictámenes pero no es un tema que estábamos viendo en ese momento; no quiere decir que no nos interese», subrayó el legislador panista nacido en Matamoros de donde era Rigo Tovar.

Y precisamente para atajar esas posturas blandengues de los diputados, el ex candidato independiente a la gubernatura de Tamaulipas, Francisco Javier Chavira Martínez, pidió al Congreso del Estado dejar complicidades con los ex gobernadores a quienes se refirió como cómplices del crimen organizado.

¡Caramba! Mientras uno acusa, estos se desentienden y aquellos se esconden las cosas siguen igual en Tamaulipas; entonces el otro que tiene a su hermana en el gabinete presiona al tiempo que el gobernador desaparece, pero bueno el escándalo otra vez y los tamaulipecos bajo las mismas $&@!as.

davidcastellanost@hotmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión