Connect with us

En la escuela primaria Rafael Alanis Tamez, del municipio de Apodaca, Nuevo León, las aulas se han convertido en “ollas de vapor”, donde los alumnos toman clases a más de 35 grados.

El promedio de alumnos por salón es de 40 a 45, haciendo que la temperatura se eleve y ponga en riesgo a los menores.

Desde el inicio del ciclo escolar, carecen de servicio de energía eléctrica, debido a que los ladrones se robaron las pastillas de la subestación. Los maestros se ven obligados a pedir apoyo de un kínder, para que les pasen luz por medio de extensiones.

En videos captados por padres de familia, pusieron en evidencia las clases sofocantes, al grado que los menores en ocasiones quedan deshidratados.

Fuente: elhorizonte.mx

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Noreste