Conéctate con nosotros

@dect1608
Es tiempo de elecciones y decisiones. De poner en la balanza lo bueno, lo malo y lo que dejaron de hacer los gobernantes; también de analizar y elegir al menos peor.

Ricardo Pontvianne Ventura, es un empresario restaurantero nacido en la ciudad de Tampico al sur de Tamaulipas, que fue víctima del crimen organizado por lo que se convirtió en una estadística más de los miles de tamaulipecos que junto a su familia, huyeron de la violencia que azora esta entidad flanqueada por el Golfo de México, los ríos Bravo y Panuco. Eran los tiempos de Felipe Calderón Hinojosa, cuando el derramamiento de sangre comenzó y no ha cesado; Ricardo, fue secuestrado en aquellos años.

Ricky, es hijo del basquetbolista, Ricardo Pontvianne, integrante de aquella quinteta conformada por hombres como Manuel Raga, Arturo Guerrero, Toño Ayala y Carlos Quintanar, jugadores que dieron a México un honradísimo quinto lugar en los Juegos Olímpicos de 1968, encuentro atlético mundial que se inauguró, diez días después de una de las grandes represiones gubernamentales.

Pues este joven personaje ha sufrido los sinsabores políticos, tanto de panistas como de priistas; su éxito empresarial y el de su familia, le han otorgado la oportunidad de poder apostarle a proyectos triunfadores, más sin embargo ninguno le cumplió lo prometido. El ultimo alcalde tampiqueño que le quedo mal, es el actual edil, Gustavo Rodolfo Torres Salinas, un priista que como muchos se acercó a la familia Pontvianne Ventura y acordó una dirección si apoyaban su candidatura y así fue; Gustavo Torres, ganó pero no “pago” a Ricardo Pontvianne, quien logró como premio de consolación, la cartera de la Secretaria de Deportes del Comité Directivo Municipal del PRI jaibo, allí explotó hasta el hartazgo el restaurantero.

Desilusionado de nueva cuenta, agarro sus maletas y se salió del PRI Tampico, pues no le gustaron como se dieron las cosas, por lo que de inmediato, fue detectado por el Partido Encuentro Social (PES) y dada la trayectoria como empresario y activo político local, el partido que pregona los valores de la familia, ahora lo enfila a convertirse en el candidato a la alcaldía de la ciudad y puerto de Tampico, pero aunque pudiera verse lejos de obtener un triunfo, las cosas pudieran estar dando ya que en el PRI, como en el PAN, las operaciones cicatriz van a requerir de una larga recuperación que podría beneficiar al joven empresario que le ha venido apostando al menos peor de los candidatos a la alcaldía de Tampico y mire que ha tenido buen tino, solo que ahora, le toca probar suerte para ver si alguien quiere apostarle a su persona.

Pero antes deberá esperar los tiempos, registrarse y salir en busca del voto.

davidcastellanost@hotmail.com

Inició carrera en medios en 1996. Ha participado como reportero en medios impresos y electrónicos conductor de noticias en radio y televisión.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión