Connect with us

@dect1608

A dos días de que se cumplieran cuatro años de la petición “trafique con el bien” (10Ene12) que la guapa actriz, Kate del Castillo, hizo al “Chapo”. El gobierno de México, logró recuperar el máximo gallardete de seguridad que había extraviado; mientras que con las mini cámaras de la SEMAR, se borraron a los verdaderos héroes de la historia.

Hoy Kate, guarda silencio y del Marino, “chaparro” que resultó herido en el tiroteo, como de los Policías Federales División Caminos que sí capturaron a Guzmán Loera con su lugarteniente Iván Gastélum, nadie se acuerda. Haga de cuenta que ellos no formaron parte del éxito que se le adjudicó a todo el Gabinete de Seguridad Nacional; tanto “Chaparro” como los federales de caminos, merecen más que aplausos, tal vez, si deben ser galardonados con dejar de trabajar por el resto de sus vidas como ofertó la leyenda de Badiraguato, cuando lo “gancharon” pues esos personajes “sin nombre” sí pusieron el amor a la patria antes que sus necesidades materiales; por cierto tampoco nadie se ha preocupado por cuidar la identidad de los efectivos federales que escoltaron a Guzmán Loera en el hangar de la Procuraduría General de la Republica (PGR).

La Secretaria de Marina Armada de México, fastuosamente difundió una edición de las grabaciones realizadas con las mini cámaras que portan algunos de sus efectivos en los cascos. Al estilo “Operación Lanza de Neptuno” u “Operación Gerónimo” con al que el gobierno de Barack Obama, testimonió la “muerte” de Bin Laden, pues el presidente de los Estados Unidos, quería constatar la muerte del enemigo público número uno de sus país. Algo similar, optó el mexicano, Enrique Peña Nieto, pues aun y cuando la Marina- Armada de México, confirma que tenía la certeza sobre la ubicación de “el Chapo” se decidió por un comando, cuando se tenían los aditamentos de guerra para desmoronar la vivienda, pero igual que el gringo, mostrar ante las cámaras al  más buscado del orbe, era la misión.

Las grabaciones del equipo especial de la Marina, son realmente de alto impacto y nos hacen recordar que sí hay efectivos leales a la nación; hombres que son hijos, padres, hermanos, personas con valores y principios que día con día corren el riesgo de morir en un enfrentamiento contra otro tipo de personas que igual forman parte de una familia, tal vez con menos amor pero igual son hijos.

La historia de Joaquín, seguirá por muchos días más y seguramente nadie le hará los honores a los verdaderos héroes de la recaptura de Guzmán Loera, que no dudo llegara a la pantalla grande.

Por cierto, ¿“el cholo” es familiar de la priista, Diva Gastélum?

davidcastellanost@hotmail.com

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión