Connect with us

Por Jesús Alberto Bravo Chávez.

Tampico, Tamps.-El caso, desde su origen, estuvo rodeado de paradojas: al ayuntamiento de Tampico y a un importante grupo empresarial les ordenaron suspender la instalación de un gran parque ecológico en la parte norte de los terrenos que rodean la laguna del Carpintero debido a una demanda interpuesta por ciudadanos que rechazaban el proyecto asegurando que, aunque ambientalista, atentaba contra el medio ambiente, al haber eliminado una importante cantidad del mangle que daba verdor a las orillas del cuerpo de agua.

Sin embargo, el plan de las autoridades municipales, presididas entonces por la ahora exalcaldesa Magdalena Peraza Guerra, era principalmente reforestar toda esa vasta extensión de tierra con árboles y plantas diversos que serían característicos de la región, para conmemorar así los cien años de la llegada de Coca Cola al país, refresco que fue introducido por el antepasado de la familia Fleishmann a través de Tampico, mediante la fábrica «La Pureza».

Además, del proyecto contaba con el apoyo del gobierno estatal, que había proyectado construir ahí la instalación denominada «Casa de la Tierra», que ante el freno impuesto por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) debió ser trasladado al parque bicentenario de Ciudad Madero, donde lo que menos había era árboles y el lago existente es artificial.

Pero en menos de un año, y mientras duraba el proceso legal, consistente en la suspensión de las obras, los manglares habían poblado de nueva cuenta el área devastada y donde los demandantes habían asegurado que el daño era supuestamente irreversible, factor que habría ayudado al actual ayuntamiento a obtener una serie de fallos favorables frente a los distintos recursos de impugnación que fue interponiendo la parte querellante.

No obstante lo anterior, el secretario de la Comuna porteña, Juan Carlos Ley Fong, hizo público este viernes que el gobierno municipal no tiene ya más interés en proseguir con la pugna, ante los recursos de apelación que invariablemente ha presentado la parte demandante, por lo que se desistiría de toda actuación en ese asunto legal, y optaría por buscar mejor un proyecto alterno que satisfaga tanto a los opositores al parque ecológico, como a las empresas patrocinadoras del mismo, que son de Grupo Tampico y Femsa, las cuales, afirmó, continúan interesadas en su realización, pero sin dañar al ambiente.

1 Comment

1 Comment

  1. Argelia Bortoni

    17 octubre, 2015 at 13:14

    Estimado reportero:
    Las paradojas son otras:
    Primera: pretender construir un parque «ecológico» talando un manglar
    Segunda: talar el ecosistema más valioso del mundo para «reforestar»
    Tercera: Conmemorar los cien años de una de las empresas más contaminantes a costa del medio ambiente y de pulmón de toda una ciudad.
    Además, aclaro que nuestra demanda de amparo fue para detener las obras y permitir que el manglar y la fauna característica resurgiera, como lo está haciendo. El Municipio era quien decía en sus alegatos que ahí no había mangle, que ellos no lo habían talado. Mentira que queda en evidencia con el florecimiento del mismo en gran parte de las 16 hectáreas taladas.
    ¡Gracias por darnos esa excelente noticia!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Sur de Tamaulipas