Connect with us

2707-tampicomagico2Tampico Tamps.-En «El Otoño del Patriarca», Gabriel García Márquez relata la historia de un caudillo, un dictador que, venido a menos, cae en una decadencia tal que se ve obligado a convivir hasta con las vacas en el palacio presidencial, historia que resulta inverosímil hasta que uno descubre situaciones como la que envuelve a la industria ferroviaria que opera en el país: instalaciones que se entremezclan con el pasado en la forma de granjas, bosques encantados y hasta cantinas que estrangulan a las vías del tren.

Basta con remitirse al entorno sur de Tamaulipas, a la conurbación cuyo centro es Tampico y donde es posible encontrar lo mismo bares y pollerías apenas a un metro, o metro y medio de los rieles, que enramadas de árboles frondosos y hasta criaderos de pollos y puercos justo a un lado de las vías.

En la zona norte de la ciudad y puerto, lo mismo que hacia el sur, o en pleno centro, uno puede advertir la invasión del área federal conocida como «derechos de vía» por particulares que han fincado sus domicilios precisamente sobre los terrenos que corresponden a la industria ferroviaria nacional, y quienes lo mismo hacen una extensión de sus casas o negocios hacia el espacio ya citado, que instalan criaderos de pollos y cerdos sobre esa franja territorial propiedad de la nación.

Tal circunstancia, que podría resolverse con el ejercicio del derecho basado en la expropiación territorial, es hoy en día parte del panorama urbano visible, que parecería sacado del realismo mágico del fallecido cuentista colombo-mexicano, premio Nobel de literatura.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Sur de Tamaulipas