Connect with us

@dect1608

La crisis de la vivienda abandona por la que atraviesa México, es un fenómeno mundial “nuevo” generado por el fracaso económico de cada país donde se presenta; aunado a ello, la inseguridad, mala calidad de las casas y la expansión desordenada de las ciudades, fortalecen el problema. Países europeos como Francia y España; Chile y Argentina en Sudamérica, igual viven esta situación de hogares en abandono, mismos que a largo plazo, se convierten en refugio y centro de operación de grupos criminales.

El top de casas abandonas en México lo ocupan las siguientes Zonas Metropolitanas (ZM): Valle de México, Monterrey, Guadalajara, Tijuana, Chihuahua, La Laguna; mientras que las zonas conurbadas de Reynosa y Tampico, al norte y sur de Tamaulipas, respectivamente,  ocupan el séptimo y octavo sitio a nivel nacional, sin que se pueda precisar en toda la nación, ¿cuantas casas vacías hay?; ya que según explicó la Gerencia de Desarrollo Urbano del Infonavit, es prácticamente imposible poder dictar una cifra, ya que una vivienda hoy puede estar sola, mañana bandalizada y después invadida o simplemente, hoy se encuentra desolada y mañana habitada por desconocidos que se apropiaron de ella.

Este fenómeno mundial, se recrudece en algunas ciudades mexicanas de todas las latitudes, pero Tamaulipas, es representada en el top ten, por dos de sus municipios económicamente más importantes, sin embargo la lista nacional la encabeza: ciudad Juárez en Chihuahua; seguida de Tijuana, Baja California Norte; Tlajomulco, Jalisco; Zumpango, Estado de México; Reynosa, Tamaulipas; Torreón, Coahuila; León, Guanajuato; Mexicali, Baja California Norte y Altamira, Tamaulipas; precisamente en esta localidad del sur tamaulipeco, el fin de semana pasado, un grupo de vándalos invadió al menos 200 casas del Fraccionamiento La Florida, sector 3, una situación que se ha vivido recurrentemente en la esta zona desde hace algunos años.

El problema es tan común en Altamira que el Infonavit, ha recuperado algunas casas, para después ofertarlas con particulares o desarrolladores de viviendas, el organismo ha revendido unos mil hogares tan solo en este municipio industrial, mismas que primero fueron rehabilitadas y después comercializadas con los derechohabientes del Instituto.

En relación a la invasión masiva de viviendas en el municipio de Altamira, la autoridad local, jurídicamente no puede actuar, ya que los afectados, deben anteponer una denuncia por los daños y comenzar un juicio por despojo entre particulares. Pese a esto, el edil, Armando López Flores, instó a Griselda Carillo Reyes, titular de la Secretaria de Desarrollo Humano, cooptar a los invasores para alejarlos de presuntos delitos y canalizarlos con el Infonavit, para que accedan a algún crédito de vivienda, exhortándolos a no invadir, ni violentar más el patrimonio de terceros, una tarea que deberá ser ejercida a raja tabla para obtener los dividendos que beneficien a todas las partes.

Pero en México como en el mundo, las viviendas abandonas son un problema de Desarrollo Urbano que exige mejores proyectos, fraccionamientos en los que se tome en cuenta la cercanía con los centros de trabajo, ofrecer un mejor transporte público, elevar el nivel de seguridad y hasta la inclusión de centros escolares; de lo contrario se construirán casas que con el paso de los años quedaran solas y se convertirán en centros de operación de los grupos criminales, personajes que han demostrado su amplia capacidad para beneficiarse de la inoperatividad y falta de gobernabilidad.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión