Connect with us

Redacción.- León, Guanajuato- Un bebé de un año y nueve meses falleció al ser atacado por un perro de raza pitbull, el cual hirió gravemente en el cuello y cara dentro de su propio domicilio, ubicado en la calle Sigma B, de la popular colonia Arboledas de San Hilarión, de la capital zapatera.

El menor de nombre Maximiliano, salió de la cochera de su casa, donde se encontraban los perros los cuales eran entrenados para pelear por la misma familia, cuando uno de los animales aparentemente se soltó y atacó al infante en cara, cuello y pecho.

Un vecino que pasaba por el patio se percató de los hechos por los gritos, así que entró al domicilio para rescatar al niño, pero el perro no lo soltó hasta que tuvieron que golpear al animal con piedras y machetes.

A pesar que los vecinos buscaron tapar las hemorragias del bebé con sus playeras, porque sangraba copiosamente del cuello y la cabeza, el menor falleció al ser trasladado al Centro de Salud de la colonia Valle de San José, acompañado de su madre.

Los médicos cerraron la clínica y permitieron solamente el paso de los padres de la víctima y de las autoridades judiciales. Los padres del menor y dueños de los perros de pelea han sido identificados como Juan Ricardo Reynoso y San Juana Barrientos, quienes serán investigados por los hechos por la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato (PGJEG).

El cuerpo del menor fue recogido por una ambulancia del Servicio Médico Forense para practicar la autopsia, mientras que autoridades de control canino acudieron al domicilio y capturaron a los perros para que sean sacrificados, ya que vecinos del lugar exigieron la muerte de los perros. Aparentemente, el padre de familia los había entrenado para pelear y ganar dinero.

 

Con información de: Excélsior
Fotografía: internet

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Nal / Int