Connect with us

Redacción.- Tras fugarse por segunda vez de una prisión de máxima seguridad en México el sábado por la noche, Joaquín el Chapo Guzmán, las autoridades han presentado algunos detalles de cómo se dio la fuga por un túnel construido desde una vivienda cercana al penal del Altiplano, en Almoloya de Juárez. Pero desde ese hecho, otras preguntas siguieron en el aire acerca de cómo el criminal más emblemático de México recobró su libertad e hizo más grande su leyenda.

Lo que se sabe es que el Chapo se encontraba en la estancia 20, del pasillo 2, una de las celdas del área de tratamientos especiales de la prisión de más seguridad del país, el Penal Federal del Altiplano I, ubicada en el sótano de la prisión. Lo que no se sabe es el grado de su celda, ya que desde su primera fuga, en 2001, el gobierno de México y el de Estados Unidos tenían a Guzmán como uno de los más líderes criminales más buscados, con recompensas de hasta 5 millones de dólares, pero las autoridades no han indicado en qué nivel de seguridad se encontraba recluido desde su recaptura en febrero de 2014. ¿Qué tan segura era la estancia que fue penetrada por quienes fabricaron un túnel de escape?.

Joaquín Guzmán desapareció de la visibilidad de los custodios, por lo que “de inmediato se emitió la alerta correspondiente por la probable evasión” del capo. Antes de eso, era monitoreado por el “Sistema Permanente de Videovigilancia” de la prisión. Sin embargo las autoridades tampoco han aclarado por qué perdieron de vista a Guzmán, solo dijeron que se prolongó la “no visibilidad del interno”, lo que podría indicar que en el área de regadera no había observación de los custodios.

Tras notar que el Chapo no estaba en su celda, encontraron una “boca de túnel”. Se trataba de un “hueco de forma rectangular en el área de la regadera, de aproximadamente 50×50 centímetros, y metro y medio de profundidad”. De ahí el Chapo pasó a un “conducto” con una escalera que descendía a 10 metros de profundidad. Ahí estaba el túnel de 1.7 metros de altura, unos 80 centímetros de ancho, y una longitud aproximada de 1.5 kilómetros. Desembocaba en una vivienda en construcción. Pero no se comprende cómo se construyó un túnel de tales dimensiones ¿Cuánto tiempo requirió su edificación? ¿Cómo lograron romper un “hueco” en la pared de la prisión sin que las autoridades lo notaran? ¿Hubo corrupción?

La fuga se investiga por un operativo de búsqueda y captura. El gobierno movilizó al Ejército, la Marina, a la Policía Federal y personal del sistema de seguridad federal, además del apoyo de las entidades del país. Tras la fuga alrededor de las 21:00 horas, los agentes de la PGR iniciaron su investigación a las 23:00, mientras que militares y marinos fueron movilizados alrededor de las 00:30 horas.

 

Con información de: CNNMéxico
Fotografía: Internet

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Nal / Int