Connect with us

@dect1608

Los maestros de Tamaulipas, tal vez son los más alienados y condescendientes de todo México. Lo que dicte su líder sindical eso van a hacer y como muestra pudiéramos tomar los casi nulos movimientos de repudio a lo que fue la Reforma Educativa y más recientemente pudiera servir de parámetro, que luego de tres días de haber sido sometidos a su primer evaluación para ocupar un cargo de director de secundaria, nadie ha señalado públicamente los lineamientos poco transparentes de la evaluación, que a decir verdad, tampoco atenta contra sus derechos humanos como quisieron hacer creer algunos docentes.

Durante el pasado sábado y domingo, la Secretaria de Educación Pública (SEP) ejerció la  primer evaluación para aspirantes de Subdirector de Secundaria y Directores de Secundaria (General y Técnica), no acudieron ni cien profesores de todo Tamaulipas para aspirar a dichos cargos educativos; ciertamente los que asistieron llegaron de una manera pacífica y voluntaria, aunque luego de haber presentado el examen vía internet, salieron echando chispas por las preguntas mal elaboradas, la pésima organización, pero sobre todo porque no les dieron ningún tipo de comprobante como participantes de dicha evaluación; acto que los dejó en total desconfianza de que en realidad se vayan a hacer las cosas legalmente,  ese fue el sentir de los maestros que allí estuvieron, de todos sin excepción.

Otro factor que dejó inconformes a los profesores, fue que el examen o evaluación se desarrolló de diez a dos de la tarde y de tres a siete de la noche, un tiempo bastante limitado para responder 244 preguntas que por la forma en como fueron elaboradas, aseguran no haber sido redactadas por personas capacitadas; señalaron que tenían faltas ortográficas, errores de dedo y una redacción poco entendible; refieren que los cuestionamientos de los exámenes además de ser repetitivos, llegaban a ser tan largos que abarcaban toda la pantalla de la computadora en un formato que dividió la pantalla dos, del lado derecho venían las preguntas y del lado izquierdo debían poner las respuestas. En conclusión resolvieron un examen de poca calidad.

Los maestros se enfrentaron esta ocasión a un problema que recurrentemente enfrentan sus alumnos. Les entregaron una bibliografía de casi mil páginas, pero de todo lo que tuvieron que leer, poco o casi nada, venia en la evaluación; esto llegó a generar que algunos catedráticos tamaulipecos expresaran que el examen fue elaborado para que no lo acreditaran, insisten fue un examen hecho al vapor.

Por cierto la convocatoria salió desde el mes de marzo, pero el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Sección 30 y la Secretaria de Educación en Tamaulipas, informó a los profesores mucho después y esto lejos de aclarar algunas dudas, les trajo más incógnitas en relación a lo que se les viene con la Reforma Educativa, pues luego de registrarse en línea como aspirantes, tuvieron que viajar a la capital de Tamaulipas para cotejar el número que en línea, el Servicio Profesional Docente les brindó y una vez que cumplieron con algunos filtros, les enviaron un correo en el que tenían que llenar un cuestionario estadístico con preguntas subjetivas. Otro punto que tampoco les gustó.

En fin, si bien los maestros tamaulipecos que participaron, reconocen que deben someterse a evaluaciones para ascender o buscar otros cargos que otorgue mejores salarios, no aceptan que la SEP, no les haya entregado ningún comprobante oficial que los acredite como participantes de examen de posición y mucho menos que no se les haya informado la fecha en que les darán los resultados dicha evaluación y así con todo esto, los catedráticos no dudan que muchas de las plazas en disputa podrán ser entregadas a compadritos, ahijados y amistades de altos funcionarios sindicales y de la misma Secretaria de Educación Pública.

Ahora vienen más evaluaciones y la SEP debe ir puliendo los cuestionarios, en su calidad, ortografía y redacción, porque por mucho que la Reforma Educativa quiera mejorar la educación, los maestros están inconformes y el proyecto podría colapsar.

 

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión