Connect with us

@dect1608

La “guerra” contra el narcotráfico que desató el ¡@#%&7! Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, generó en Tamaulipas la peor crisis de inseguridad. La sangrienta historia usted la conoce bien.

Y entonces cuando todos se comprometen a solucionar el problema y a prometer la paz que parece no vuelve, ni volverá; la Comisión Nacional de Seguridad, lastimosamente no está cumpliendo con los Policías Federales que fueron enviados para investigar los delitos perpetrados en Tamaulipas, una situación que ha generado el descontento de los investigadores quienes ahora trabajan bajo protesta y solo se concretan a ejecutar las ordenes de aprehensión.

Por ejemplo, 40 de los 60 efectivos de la Policía Federal, que sustituyeron a los policías Ministeriales tamaulipecos en la zona costa, han frenado las investigaciones, labores para las que fueron enviados; de por sí, entre que no conocen la delincuencia local, las colonias delictivas, la idiosincrasia tamaulipeca y no se les notaba con muchas ganas de trabajar, ahora sin el pago quincenal de poco menos de mil pesos de viáticos, los agentes investigadores, menos han “sacado la chamba” y hasta cierto punto tienen razón, si les prometieron viáticos y no les llegan, si les pagan a medias, obviamente que ellos trabajan a medias.

El pasado 13 de mayo de 2014 que el Gobierno de la Republica, asumió “el control absoluto” de la seguridad y procuración de justicia de Tamaulipas, se dijo que la Sedena y Semar, se harían cargo de los 43 municipios del Estado por lo que se reorganizó en cuatro zonas (Frontera, Centro, Sur y Costa) de allí, la firma de un convenio de colaboración entre la federación y la Secretaria de Seguridad Publica, para apoyar con más elementos las ciudades conflictivas. En uno de los puntos finos del acuerdo, refiere que la CNS apoyaría con Policías Federales Investigadores a la Policía Ministerial del Estado, hasta que Tamaulipas, tuviera a todos sus elementos, pues los existentes hasta ese momento, fueron enviados a capacitación para después ser evaluados, fue entonces que el Gobierno Federal, envió a la zona costa unos 60 efectivos de los cuales solamente quedan 40 y dos de este primer grupo de “los sesenta” fueron secuestrados por un grupo criminal, mientras realizaban una diligencia en la ciudad de Aldama; por cierto el próximo 10 de junio se cumplen cinco meses del raptó y no se tiene conocimiento del paradero de los dos agentes investigadores, de hecho la fiscal especial de la Procuraduría General de la Republica para las zonas costa y sur, la licenciada Elva Rocha Patiño, se niega a hablar del tema y de cualquier otro asunto, es la única funcionaria de todo el Grupo de Coordinación Tamaulipas, que mantiene un estricto protocolo de seguridad, llega fuertemente custodiada a los eventos y si algún periodista se acerca para intentar entrevistarla, al instante es invitado a retirarse, ni Campa Cifrián, cuando ha visitado la zona es tan “tiquis miquis” en los encuentros con la prensa, habría que decirle a esta dama de gran estatura intelectual que sea más transparente en su proceder, es tanto su hermetismo que a once meses de que llegaron a la zona los Policías Federales Investigadores, no se ha querido informar del porque solo hay 40 y no 60 como al principio del acuerdo, y lo peor del asunto es que según iban a respaldar a Tamaulipas hasta que tuviera una Policía Ministerial, integra y capaz para atacar la delincuencia, algo que tampoco se ha logrado.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión