Connect with us

@dect1608

El ser humano ha encontrado infinitos pretextos para arrasar con enormes áreas verdes. Y es que la tarea más fácil para el desarrollo urbano, es darle duro al ecocidio con la tala de árboles, de manglares o cualquier especie de este tipo, ya que no pueden defenderse.

En el frio diciembre de 2014 la cadena comercial HEB, taló más de 100 árboles y acabó con la Unidad Deportiva de la colonia Unidad Nacional de ciudad Madero; Tamaulipas, para construir su tienda número 51 en México y la primera en dicho municipio petrolero. HEB, no solo atentó contra el medio ambiente, borró la historia de un complejo deportivo inaugurado en 1970 por el polémico líder sindical, Joaquín Hernández Galicia “la Quina”. A la fecha, no se tiene conocimiento de que el gobierno local, haya exigido a la firma extranjera reforestar algún área de la ciudad.

Irónicamente desde hace más de un año, un grupo de ancianos busca el aval de los ayuntamientos de Tampico, Madero y Altamira; para sembrar más de mil 400 árboles de cedro y otro puñado de especies frutales, sin poder encontrar apoyo de los gobernantes tamaulipecos.

Los miles de árboles que tienen en su poder estas personas, según comentan ya tienen cinco meses sobreviviendo en bolsas negras con su respectiva tierra, pero en caso de que no encuentren un lugar donde sembrarlos, podrían marchitarse por lo que únicamente a estos nobles ancianos, solamente les queda ir haciendo más grande “la bolsa” en donde tienen estos miles de madereros.

Pero como todo, el tiempo apremia y podríamos estar ante el vergonzoso escenario de que en el sur de Tamaulipas, se mueran miles de árboles que por la burocracia local, no hayan encontrado un lugar para ser plantados; la desesperación de estas personas ha sido tal que buscan ciudadanos que estén dispuestos a encontrarles un lugar para la supervivencia de estas especies, pero sobre todo que hagan algo por ayudar al planeta que nos estamos acabando.

Y así tal parece que a las autoridades tamaulipecas no les entra la importancia de cuidar el medio ambiente y evitar el calentamiento global, no quieren entender los grandes beneficios que obtiene el hombre al cuidar o bien al sembrar un árbol, pues además de que brindan una estética única, los ambientalistas hacen alusión a la gran capitación de CO2, dióxido de carbono, que ayuda a atrapar el calor en la atmosfera de la Tierra y evitando con ello que llegue al espacio, situación que según explican provoca el “Efecto Invernadero”.

No olvidemos que los arboles dan mucha sombra y en verano, luego andamos sufriendo los calores; mientras que en el invierno, sirven para impedir las frías rachas de viento.

Qué fácil es tumbar un árbol, pero que difícil resulta encontrarle un espacio.

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión