Connect with us

@dect1608

Cargando con el asesinato del candidato a la alcaldía de Chilapa, Guerrero, Ulises Fabián Quiroz, el Dirigente Nacional del PRI, Cesar Camacho Quiroz, visita este sábado el Estado de Tamaulipas, una entidad que desde el 2010 sufre y llora por el crimen impune de un gran personaje, el también priista, Rodolfo Torre Cantú.

Le tocará a Camacho Quiroz, consignar la violencia del sexenio priista, tendrá que señalar el líder nacional tricolor la escalada y sostenida violencia durante el mandato de su presidente de la republica quien tampoco ha podido con los criminales, tal vez haya muchos protegidos por lo que frenar la violencia que podríamos seguir diciendo fue heredada por Felipe Calderón Hinojosa, es algo imposible para los gobernantes.

Es verdad que la percepción de la situación violenta en la zona sur de Tamaulipas es mejor que hace un par de años, pero no está del todo erradicada, sigue siendo imposible abrir las puertas de los hogares para salir sin miedo, hay días en los que parece nada ha mejorado  y no va a mejorar, es difícil imaginar que se debe aprender a vivir con esta situación.

Con solamente tres nombres y los tres de personajes priistas, podríamos decir que la temperatura violenta se mantiene desde el sexenio calderonsista. El 28 de junio de 2010 el candidato a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, comenzaba su gira de cierre de campaña, apenas se dirigía al aeropuerto en ciudad Victoria, cuando un comando armado interceptó su comitiva, aquella ocasión se atrevieron a dejar sus piernas señalando un número cuatro, generando un duro golpe en la grey política y sociedad tamaulipeca, sus piernas marcaban el día de la elección que se venía para el primero domingo de julio. Ahora de 15 balazos, un comando armado acabo con la vida de otro candidato prissta en el Estado de Guerrero; Ulises Fabián Quiroz, quien había sido Secretario de Finanzas de la Presidencia Municipal de Chilapa y mire ahora, acabaron con su vida de 15 tiros en su cuerpo, casualmente el número del año electoral, año en el que se vive el proceso político electoral más importante para el PRI, pues aquí inician a forjar el proyecto que les de la permanencia o comienzan a buscar nuevas siglas. Apenas en septiembre pasado, el Diputado Federal jalisciense, Gabriel Gómez Michel, también del Partido Revolucionario Institucional, fue víctima de la violencia; sus restos fueron calcinados. Es difícil decirlo, es difícil asimilar todo lo que sucede en México y de la pregunta propiedad de Felipe Calderón al cuestionamiento obligado para el presidente, ¿Cuántos más Peña Nieto, cuántos más?

Guerrero; Jalisco; Michoacán; Tamaulipas; y otros Estados de México, pasan por momentos difíciles. En estas entidades ni de broma se puede hablar de paz, como hizo este primero de mayo el presidente de la Republica Enrique Peña Nieto, al presumir la paz  laboral que existe en el país, y mire que la Reforma Laboral, pudo provocar el estallido de una huelga; pero en un año y medio, dijo, Peña, no hay registro de tal movimiento. Este nulo brote de inconformidad, bien más que por un ambiente agradable y de felicidad por parte de los trabajadores, pudiera darse por un sentimiento contradictorio, me refiero que el miedo ciudadano es lo que pudiera mantener a todos en sus áreas de trabajo y no levantar la voz, y es que cada vez se le hace más fácil a los gobiernos aventar por delante las policías locales para intimidar y disuadir cualquier expresión y le digo esto porque sucedió en Tampico apenas ayer primero de mayo, cuando un grupo de cuatro jubilados lanzaron consignas al alcalde de Tampico, Gustavo Torres Salinas, en pleno desfile los adultos mayores le gritaron al edil tamaulipeco y este de inmediato les mando al Grupo de Coordinación Tamaulipas, por el bien de todos no paso a mayores pero nadie volvió a alzar la voz.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión