Conéctate con nosotros

Inscribirse en una institución de nivel medio superior, oficial o particular representa una verdadera barrera para quienes tienen salarios paupérrimos y que evitarán que sus hijas e hijos puedan seguir preparándose.

Conforme pasan los días se confirma que efectivamente la reforma educativa no tiene un contenido que favorezca a la sociedad en general, un ejemplo de esto son los elevadísimos costos para que las y los estudiantes egresados de secundaria pueda cursar el nivel medio superior.

Actualmente en las escuelas llamadas oficiales, CBTIS, COBAT Y CONALEP, los costos por semestre se acercan más a los tres mil pesos que a los dos mil, a esto hay que agregarle la cuota de inscripción que es de 600 pesos, la compra de cuadernos, libros y uniformes, comentó Fernando Hinojosa García, economista local.

“Mientras tanto en instituciones particulares de nivel medio superior, los precios ronda entre los mil 400 a mil 600 por mes, agregándole desde luego uniforme cuota de inscripción, cuadernos y libros, entonces hay que pensar y razonar en las dificultades que van a enfrentar cientos de familias ante esta disyuntiva, continuar los estudios de sus hijas e hijos o comer”, afirmó.

Mientras tanto algunas familias, ya se encuentran realmente preocupadas por lo que viene, hay que tener dinero para lo que viene y esperar el siguiente semestre donde tendrán que desembolsar otra cantidad similar para el pago del mismo.

La pregunta de madres y padres de familia es dónde encaja la reforma educativa, si en lugar de proteger a estudiantes y familias, al parecer se les colocan barreras cada vez mas infranqueables para que continúen sus estudios.

“El mayor de mis hijos entrará al CBTIS, el costo de la inscripción fue de 600 pesos, además el pago por el semestre también lo considero elevadísimo es de 2 mil 600 pesos, pero hay que contemplar los cuadernos, los libros, uniforme, zapatos normales y tenis, posiblemente nosotros que trabajamos los dos, podamos sufragar esos gastos aún con dificultades, pero hay que pensar en aquellas personas que trabajan con sueldos de 600 o 700 pesos a la semana, yo creo que sus hijas e hijos dejaran de estudiar”, comentó Guadalupe Ángeles Oseguera, madre de familia.

Por: Feliciano Diéguez

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Corresponsales