Conéctate con nosotros

El hambre y la sed son «canijas»: frase acuñada en México, pero cuya esencia conoce muy bien la ardilla que debió dar cuenta de la gruesa corteza de un coco aún en su ramo, este sábado a media tarde en Altamira, donde el reportero la captó justo en el momento de roer dentro del fruto tropical, tras haber bebido del mismo una vez que había logrado hacerle un orificio lo suficientemente grande.

Aunque la temperatura ya no está tan insoportable como en las dos semanas anteriores, ello merced a la lluvia y a la brisa del sureste que han refrescado el ambiente, el calor a la intemperie no deja de sentirse, y el roedor cuya imagen capturamos así lo demuestra.

ardilla comiendo coco en tampico

Semejante imagen, para algunos de nosotros, sólo era posible en la imaginación de los creadores de dibujos animados como  el filme «La Era del Hielo», donde ni siquiera el personaje de caricatura logra abrir una simple nuez, pero lo mismo va tras cocos del trópico en la más reciente secuela.

Encontrarse una escena de tal naturaleza en vivo, hay que decirlo, no es cosa de todos los días, y menos cuando uno la descubre en el patio de su casa, por lo que hemos querido compartirla con nuestros amables seguidores y lectores en general sólo para dejar constancia, si acaso, de que pese al avance de la mancha urbana e industrial, el sur de Tamaulipas sigue siendo rico en fauna y en vegetación.

ardilla comiendo coco

 

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en CYEN