Conéctate con nosotros

1 de febrero 2016: la masacre en el Topo Chico, 49 internos muertos, la peor tragedia carcelaria en México.

1 de Junio 2016: otra vez estalla la violencia en el centro penitenciario.

El resultado: tres convictos asesinados y 19 lesionados.

En menos de cinco meses, 52 reos asesinados en un penal, que se supone estaba bajo control.

Familiares de los presos expresaron su clamor pidiendo un alto a la violencia.

Para Consuelo Morales Elizondo, fundadora de Ciudadanos en Apoyo de los Derechos Humanos, el autogobierno que el Estado presumió haber colapsado a raíz de la matanza en el Topo Chico, no se llevó a cabo.

«Las autoridades no tienen todavía el control, pero lo más grave, es un riesgo inminente para cualquiera persona que entre al Topo Chico de que pierda su vida», sostuvo la activista.

Esta asociación civil exigió al gobierno asuma las consecuencias del grave problema que se vive en los penales del estado.

Claudia Martínez, directora ejecutiva de CADHAC, explicó que el Estado está minimizando la realidad que se vive en el Topo chico.

«Claro que decir que es un ajuste de cuentas y que no es un motín, es negar una realidad y es minimizar una situación», dijo la directora.

Las activistas de los Derechos Humanos exigieron a las autoridades poner personas capaces para recuperar el control en los reclusorios.

 

(info7)

 

 

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Corresponsales