Conéctate con nosotros

En  “Ojos Bien Cerrados “ (Eyes Wide Shut), el décimo tercero y último largometraje de Stanley Kubrick (1999, con Tom Cruise y Nicole Kidman), el protagonista se ve inmerso, dentro del primer tercio de la trama, en una lujosa mansión donde hombres y mujeres se entregan a todo tipo de instintos y deseos carnales en una bacanal, ataviados únicamente por una máscara y, si acaso y tratándose de una que otra fémina, un coqueto par de zapatillas.  Lo que cualquier adulto identifica clara y simplistamente como una orgía, bien podría ser la sátira del paraíso perdido a la inversa: en vez de la pareja original, múltiples apareamientos y sobre-apareamientos.  En lugar de hombre y mujer, cualquier diversidad de relaciones (sí, justo como lo exige una buena parte de la sociedad actual que alega ser progresista).   En vez de ir a multiplicarse, multiplicar para venir… sí.  Y en lugar de llevar cubiertas las partes más pudendas para ocultar su vergüenza, tapan sus rostros con máscaras y antifaces para no tener decoro, recato alguno, en su desvergüenza al desnudo.  Al ficticio personaje que estelariza esa historia nadie lo llevó a la fuerza a ese lugar, a ese ostentoso y enorme palacete donde lo mismo cabe la misa negra de una cofradía ocultista, que innumerables alcobas para la práctica de los placeres menos imaginados.  Un sitio donde no es necesario fajarse… más que unos a otros.

Algo totalmente distinto a lo que le pasó, en una noche negra también, pero con nada en común con el filme, al futbolista victorense del club Olympiacos, de Grecia, Alan Pulido, quien no solamente hubo de sufrir el hecho de que una velada festiva se tornara en tragedia por su propio secuestro casi a la medianoche del sábado pasado, sino que además y después de toda aquella odisea en la que él mismo debió ser quien se librara de sus captores con auténtica ayuda de la Divina Providencia, ahora y apenas iniciar la mañana de la actual semana hábil, ha tenido que embuchacarse toda suerte de burlas, especulaciones, críticas, falsas teorías, incredulidades e incluso envidias de una multitud de opinadores, columnistas, entrevistadores y usuarios de redes sociales que, activistas como son de escritorio, han puesto en entredicho así, a la ligera, ya no digamos sola y llanamente la versión oficial de las autoridades, sino también el testimonio de él mismo, el de su hermano y su familia entera.  El muchacho, que para poder huir de su cautiverio debió fajarse bien los pantalones para fajarse a golpes con el “cuidador” que se encargaba de vigilarlo en aquella casa de seguridad (exactamente lo contrario a la mansión de “Ojos Bien Cerrados”), parece no terminar su calvario, pues apenas al atardecer de este martes, el día después del juicio, deliberación y sentencia de las redes sociales que lo condenaron culpable, ha sido enterado oficialmente de que fue el concubino o esposo de su propia prima el que “lo puso” a sus secuestradores: el que les dio el pitazo, pues, para que fueran por él la noche de la fiesta previa a su rapto.

Ah, no: pero a Alan Pulido, el jugador de futbol profesional, ahora cualquier fulano, hijo de tal por cual, puede ahora juzgarlo y poner en duda sus palabras, su privación ilegal de la libertad sufrida en carne propia, su calidad de víctima, tan sólo porque “ya nadie cree en las instituciones ni en los políticos”…?  ¡Qué sabrosos salimos!  ¿Entonces qué: para poder creerle al último de los famosos secuestrados que, a diferencia de la mayoría, logró salir casi ileso, vivir para contarla, debió ser no un futbolista, sino un boxeador, luchador, karateca, taekwondoín o practicante de las artes marciales mixtas…?  Sepámoslo: para llevar los pantalones bien puestos, un hombre no necesita llevar sus piernas cubiertas mientras descansa o realiza su profesión.  Bien puede ser un futbolista, un hombre que se gana la vida en pantalón corto, casi en calzoncillos, pero tenerlos más fajados que cualquier bocón de barrio.  Y no necesita mostrarles a los demás, ningún hombre que lleve sus pantalones bien fajados como en el caso de Alan Pulido, que es capaz de enfrentar a sus enemigos para que todo mundo esté a gusto y le crea.  ¿O qué: debió entonces tomarse la “selfie” con su verdugo sometido, como trofeo paquidérmico de monarca español, para que todos le creamos?  ¿Debió autograbarse en video con el mismo celular del que despojó al criminal mientras corría para que nadie anduviera hablando de él a lo… “heróico”?

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión