Connect with us

Opinión

La gran estafa

La gran estafa

No tengo un detector de mentiras, tampoco soy quién como para poder desenmascararlos. Pero se me hace que los políticos Andrés Manuel López Obrador y Francisco Javier García Cabeza de Vaca integran el mismo grupo político nacional, sólo que uno está sentado en el ala derecha de la mesa y el otro en la pierna izquierda del patrón.

Antes de continuar… el próximo martes 2 de marzo se cumplen dos años de que el sobrino de don Osiel Cárdenas Guillén, José Alfredo “C”, “El Contador”, fue capturado en San Luis Potosí y tras casi año y medio bajo las sombras en el Cefereso-14, en Gómez Palacio, Durango, finalmente quedó en libertad en octubre del 2020.

Y bien después de este breve comercial… volviendo a la batalla por Tamaulipas entre López Obrador y García Cabeza de Vaca, le digo que ya no les creo, que todo es un brete muy bien orquestado por ambos personajes y sus personeros; casi una de las mejores producciones de los últimos tiempos.

El tamaulipeco no le baja al tono, se dirige como hacemos los norteños: de frente y sin agachar la cabeza, pero eso no lo es todo, insiste, repite y subraya que no le tiene miedo al Gobierno Federal, que preside el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, mandato que presuntamente lo quiere desaforar como Fox lo quiso hacer con aquel lejano Peje.

Mejor escenario no pudo tener el gobernador para decir que no le tiene miedo al régimen obradorista, fue ante el sector empresarial de la ciudad de Tampico, uno de las más importantes del noreste mexicano. Atentos al discurso, los integrantes del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas y las Huastecas (CIESTH), escucharon cómo García Cabeza de Vaca, se sinceró y externó su único temor en esta y su siguiente vida:

“El único miedo que tengo es que el día de mañana, mis hijas y mis hijos me reclamen y me digan ¿dónde estuviste papá?, ¿por qué no diste la batalla por ese México que a ti te heredó mi abuelo y mi bisabuelo?, ¿por qué no diste la batalla? y nos están entregando un México sometido a un régimen que quiere hacer su voluntad a pesar de la misma ley”.

“Es el verdadero miedo que tengo, saben, no sé ustedes, pero eso a mí no me va a pasar, yo voy a dar la batalla, voy a sacar adelante a Tamaulipas y déjenme decirles yo vengo de un gobierno legítimo, tan legítimo como el gobierno federal, porque alcancé el 51% de los votos en mi estado, con el respaldo de las y los Tamaulipecos y los únicos que me pueden decir que me vaya son ustedes los Tamaulipecos, nadie más”, culminó Cabeza de Vaca, provocando el incansable aplauso de los adinerados tamaulipecos.
Por eso les digo que no les creo, no hay nadie que se le ponga al gobernador, ni los priístas cuando gobernaban lo hicieron, tampoco los actuales legisladores federales, es más ni Ricardo Monreal volvió a pararse en el estado de Cabeza de Vaca, aunque vociferó durante toda la campaña presidencial que de aquí no iba a salir. Que más, no hay nadie en ninguna vida que se le ponga al presidente de México, nadie por más entron que parezca.

Por cierto, hablando de entrones, en la campaña presidencial de 2012 cuando Francisco Javier García Cabeza de Vaca fungió como coordinador de campaña de Felipe Calderón, en Tamaulipas, el grupo fundado por don Osiel Cárdenas, le apostaba a la ficha amarilla del Sol Azteca, querían que López Obrador fuera el presidente de la nación.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Principales

More in Opinión