Connect with us

Al ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, se le fueron a la yugular durante los seis años de gobierno por la aparente dislexia que padecía el mexiquense, pero sus decisiones han sido el alma de la Cuarta Transformación… eso nadie lo pudo imaginar.

El presente político de México se remonta al 22 de febrero de 2014, cuando el Gobierno de la República, después de más de una década por fin logró la captura de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, sin embargo, un año después se volvió a fugar el más influyente narcotraficante del mundo; a diferencia del pasado mexicano, eso no estaba en los planes del entonces presidente y ordenó se aplicara toda la inteligencia del Estado para su recaptura.

“Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”, informó Enrique Peña Nieto, vía Twitter, el 8 de enero de 2016, y entonces la historia de la guerra contra el narcotráfico comenzaría a tomar un cambio de sentido.  Guzmán Loera, fue extraditado un año después para ser procesado por diversos delitos por las autoridades estadounidenses, y desde las entrañas los implicados comenzaron a temblar.

Ocho años antes de que El Chapo, fuera extraditado, un 27 de septiembre de 2009, el entonces diputado federal del Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña, gritó y le dijo “asesino”, hasta el cansancio a Genaro García Luna, fue en una comparecencia del entonces Secretario de Seguridad Pública del Gobierno incapaz, corrupto, asesino, violador, irresponsable y desvergonzado de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa. (Cabe mencionar que todos los adjetivos calificativos, los recriminó Noroña, aquel día desde San Lázaro).

Roberto Gil Zuarth, uno de los panistas más honorables del país, incluso el primer político de oposición en reconocer y respaldar al actual presidente Andrés Manuel López Obrador, en aquella comparecencia llamó “cobarde”, a su compañero de Legislatura, Fernández Noroña, éste más pronto que perezoso lo puso en su lugar y volvió a repasar a Genaro García Luna, en el alegato, ningún diputado federal pudo respaldar con argumentos al titular de Seguridad Nacional, pues Noroña sostuvo que García Luna, “es un asesino y se lo estoy diciendo en su cara, así que no hay ningún acto de cobardía, se lo sostengo con elementos, con pruebas y con argumentos; y se lo estoy diciendo de frente, no hay ninguna acto de cobardía”, aclaró.

Hoy el recién capturado en Estados Unidos, sirvió a Jeffrey Lichtman (‪@NYCDefenseLaw), uno de los abogados de El Chapo, para amenazar al ex presidente Enrique Peña Nieto.

“Será @EPN ¿Todavía me demandas por difamación como lo amenazó hace un año? O él y @FelipeCalderon contratar a un tipo diferente de abogado para representarlos? #ElChapo”, escribió ‪@NYCDefenseLaw, en Twitter a las 14:15 hrs del 11/12/19.

Desde las entrañas el crimen organizado en México sigue sufriendo alteraciones, los panistas con Ricardo Anaya, no pudieron llevar a la presidencia, su partido político es visto como un organismo que protegió a Guzmán Loera; Enrique Peña Nieto, tuvo seis años de agresiones verbales y Andrés Manuel López Obrador, fue el más beneficiado de esos ataques, como hoy el mismo presidente de México se ve airoso con García Luna en la cárcel.

Quién iba a pensar que Peña Nieto, estaría tan vigente en el comienzo del nuevo régimen político mexicano que sufrió de impunidad, corrupción, asesinatos, y hoy ve tras las rejas a uno de los artífices de la guerra fallida de Calderón. ¡Aún hay mucho por llover!

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión