Connect with us

Muy bien le fue al Congreso Internacional Verano de la Investigación Científica y Tecnológica del Pacífico, derivado del Programa Delfín en el que participaron más de 2 mil 500 estudiantes en esta que fue la vigésima cuarta edición bajo el lema “Este año me adoptó un científico”. 

El congreso realizado desde hace 17 años en la Riviera Nayarit, ahora se vistió de gala con la participación especial de casi 300 alumnos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), máxima casa de estudios que se convirtió en la academia que más estudiantes aportó en este programa cuya finalidad es propiciar un espacio de intercambio y enriquecimiento académico para compartir conocimientos, experiencias científicas y personales de las estancias de verano de investigación. 

Cabe destacar que previo al congreso, escolares  de 21 estados de la República Mexicana, junto con los participantes de Costa Rica , Colombia y Arkansas, experimentaron una estancia académica de siete semanas, donde se fiscalizan todas las áreas del conocimiento, con el  objetivo de impulsar la formación de capital intelectual de alto nivel académico.

La Secretaría Académica de la UAT a través de la Dirección de Intercambio Académico, nos explicó que el Programa Delfín es el semillero de jóvenes investigadores de nuestro país, desde licenciatura, y la Universidad Autónoma de Tamaulipas, siempre  ha tenido buenos resultados en este sentido, al formar nuevos cuadros en materia de investigación científica.

Particularmente los estudiantes de la UAT, tuvieron la oportunidad de participar y conocer de cerca la forma de trabajar universidades nacionales y extranjeras como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otras, y ademas un dato muy importante, llegaron a la universidad de Tamaulipas procedentes de otras instituciones, aproximadamente 34 alumnos en Verano de Investigación del Programa Delfín. 

Así bajita la mano y sin hacer tanto escándalo, los programas de excelencia con que cuenta la UAT, están teniendo un gran impulso por parte del Rector José Andrés Suárez Fernández, quien sigue exterminando el término porril de la máxima casa de estudios y con ello, poco a poco son menos las empresas que insertan en sus anuncios clasificados “No UAT”, cerrándole el campo laboral a sus egresados.

El “flaco” Suarez, le dicen los llevados al rector que comenzó  rápido a dar resultados, pues no podemos negar que rápido fortaleció los trabajos de cooperación con universidades de los Estados Unidos, España, Canadá, y otras universidades tanto de Sudamérica, como de Europa y Asia. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión